Descubre todos los beneficios del yoga prenatal y cómo adaptar las prácticas con posturas de hatha yoga para principiantes. Crea una conexión entre tú y tu bebé

Lo primero, ¡ENHORABUENA!

Ningún lenguaje puede expresar el poder, la belleza y el heroísmo del amor de una madre.

El embarazo es una de las etapas más mágicas y especiales que vivirás como mujer y el momento ideal para cuidarte a ti y al bebé que estás esperando. Por eso mismo es durante estos meses cuando se producirán determinados cambios, tanto físicos como mentales.

¿Por qué yoga en el embarazo?

Hacer yoga puede ser realmente beneficioso para llevar mejor todos esos cambios que se producen dentro y fuera de ti, haciendo que conectes de una forma más profunda con tu niño o niña. El yoga te ayudará a suavizar los momentos de estrés propios del embarazo, a relajarte o a mejorar la flexibilidad, muy útil sobre todo en la zona del útero para aliviar las contracciones y facilitar la salida del bebé en el momento del parto.

Además de todo ello, es especialmente importante cuidarse y mantener tanto el cuerpo como la mente fuerte y flexible, e ir preparándose para tomar consciencia del momento presente y estar lo más sana posible.

¿Qué tipo de yoga es mejor para el embarazo?

Los tipos de yoga ideales para el embarazo, si además no tienes una práctica regular, son el hatha yoga o el yoga prenatal, ya que se practican posturas estáticas y seguras, sobre todo en el prenatal o yoga para embarazadas con modificaciones para el embarazo.

practicar meditación en el embarazo: descubre los beneficios y contraindicaciones de hacer yoga

¿Qué posturas de yoga evitar en el embarazo?

Evita aquellas posturas de yoga muy enfocadas en el abdomen, en las que no dejes espacio suficiente al bebé, posturas de flexión (comprimen el abdomen), torsiones intensas (ya que producen mayor tensión y compresión de la circulación, sobre todo en la zona uterina) o posturas invertidas (por el riesgo a caerse) o posturas de extensión profundas (se pueden intensificar las dolencias en la zona lumbar o la presión en la zona del sacro), entre otras.

En este sentido, te recomiendo también evitar aquellas clases de yoga que se practiquen con temperaturas muy altas, como puede ser el bikram yoga, o clases más dinámicas, como rocket o vinyasa (a no ser que tengas una práctica muy regular, y tu cuerpo te lo pida). No obstante, te aconsejo tener siempre una botella de agua preparada para los momentos de más intensidad.

No puedo tocarte, pero puedo sentirte.

Por otro lado, tampoco es muy aconsejable retener durante un tiempo prolongado la respiración, pues podría debilitar la zona pélvica y determinados músculos, necesarios para el parto. En lugar de retener la respiración, se pueden practicar determinados ejercicios respiratorios o pranayamas para regular el ritmo cardiaco, relajar la mente y promover la calma. La respiración natural es el mejor canal para conectar con tu cuerpo, pero también con tu bebé.

¿Cuándo se puede empezar a hacer yoga para embarazadas?

Estar embarazada no significa que no puedas hacer ejercicio; de hecho, es imprescindible que sigas moviéndote y manteniendo un estilo de vida saludable.

Si ya tenías una práctica regular y constante, puedes empezar a practicar desde el primer trimestre. Por el contrario, si eres principiante y no has practicado antes, te recomiendo esperar al segundo trimestre e ir haciendo ejercicios de yoga suaves para embarazadas hasta entonces.

Posturas de yoga durante el embarazo

Los meses de embarazo no son el momento ideal para innovar con posturas nuevas o hacer cosas muy diferentes a las que hacías en tu práctica regular. Por eso es importante consultar a tu médico antes de empezar a practicar; estés en el trimestre que estés.

Cuando estás embarazada, tus articulaciones son más flexibles debido a la elastina, pero esto no debe servir como excusa para abusar o forzar, ya que esta elasticidad no es del todo «real» y podrías llegar a lesionarte.

En THECLASSyoga existen programas especializados para saber cómo modificar tu práctica de asanas con clases específicas para cada grupo de posturas: te sorprenderás viendo la cantidad de posturas que puedes hacer estando embarazada. Lo ideal es que te apuntes a clases de yoga para embarazadas, online o presenciales, para que un profesor vaya adaptando tu práctica a tu caso concreto.

Beneficios del yoga en el embarazo

  • Mejora la recuperación posparto.
  • Alivia los dolores del parto.
  • Mejora el sistema circulatorio.
  • Te ayuda a estar en forma durante el embarazo.
  • Crea una conexión especial con tu cuerpo y con el bebé.
  • Ayuda a relajarse.
  • Hace que tengas un mejor manejo emocional.

Consejos de yoga para embarazadas

El hecho de que cada una de nosotras seamos diferentes hace que se tengan que individualizar las prácticas, ya que la posibilidad de que hagas unas posturas u otras dependerá de muchos factores.

Es importante también que si tienes dudas o no estás segura de si puedes hacer determinadas asanas, no las hagas sin un profesional. Tu profesor te guiará para que puedas hacer las posturas que mejor te vengan, sin forzar y sin poner en riesgo a tu bebé. Cuando lo necesites, puedes hacer uso de soportes como bloques, cinturón o bólsters para ayudarte a llegar a las posturas con facilidad y sin forzar.

¿Quieres crear un vínculo especial con tu bebé?

Regístrate en la plataforma online y disfruta de nuestros programas para embarazadas, estés en el trimestre que estés. En este programa aprenderás todo sobre yoga para embarazadas, cómo modificar tu práctica de asanas por cada grupo de posturas, tanto en las clases específicas de embarazo como en tus clases presenciales de siempre.

Espero que lo disfrutes mucho y… ¡enhorabuena por tu embarazo!

yoga prenatal primer trimestre