Hola! Soy Tomás de THE CLASS.

Esta semana pasada no ha sido mi mejor semana, un día de cabreo, los siguientes de tristeza, culpa y miedo…

Eso sí, a los pocos días, volví a mi centro. Me ha ayudado muchísimo meditar en esta frase:

 

La felicidad está dentro de ti

Si es así…

¿Por qué no damos el paso a conocernos a nosotros mismos?

¿Por qué sigo buscando en cosas externas mi felicidad?

¿Por qué sigo culpando a los demás de mis problemas?

De pequeños nos “transmiten” que la felicidad viene de conseguir cosas externas (éxito profesional, pareja, hijos, muuuchos amigos, un casa grande, un coche de lujo, fiesta, alcohol, viajes, intensidad.. en todo…)

Y nos lo creemos. Y crecemos y en algún momento vamos teniendo destellos de que por más cosas externas que consigas, da igual, sigues sufriendo igual que antes, y cada vez más. Así que un día decides mirar un poco dentro de ti, pero duele tanto ver que no eres esa persona que te habías montado en tu cabeza, que decides que no puedes vivir con ese dolor, así que dejas de mirar dentro y vuelves a buscar la felicidad fuera de ti.

Y sigues en ese bucle toda la vida….

Hasta que si tienes suerte, un día el sufrimiento es insoportable

En mi caso, la definitiva fue hace 4 años, vendí empresa y con ello había conseguido casi todo lo que me había propuesto en la vida, así que abrí los brazos esperando la felicidad prometida

Pero no llegó, todo seguía igual

Entré en un sufrimiento tan grande que ya era evidente que el problema no lo tenían otros así que empecé a mirar dentro de mi, pero en youtube encontraba videos que no ayudaban mucho

Estaba súper perdido…

Le conté mis problemas con mucho detalle (y por ello mucha verguenza) a varios amigos, la mayoría igual de perdidos que yo, y uno me recomendó el eneagrama, una herramienta de autoconocimiento. Me dijo: míralo y me dices!

El primer vídeo de youtube que ví me puse a llorar. Es éste de Borja Vilaseca. Parecía que conociera mis secretos más íntimos (incluso algunos que yo no sabía descifrar).

Era un lloro liberador

Me tragué todos los videos de youtube sobre el eneagrama y descubrí que la mayor carga de mi mochila era que mi amor propio dependía del amor que me tenían a mi los demás. Esto hacía que yo generara relaciones dependientes e interesadas (tóxicas)

Y con este conocimiento de mi sombra, conseguí transformarlo en luz, esta vez gracias al yoga y la meditación:

“Nadie me debe nada.

Yo quiero a los demás,

no para que me quieran,

si no porque así me quiero yo más a mi mismo”

 

Volviendo al inicio de email, mi sufrimiento de esta semana salió porque no me había sentido querido por una persona y, sin darme, cuenta apareció de nuevo este patrón antiguo de quererme en base a lo que me quieran a mi, así que durante unos días no me quería.

Pero ahora, gracias al autoconocimiento con el eneagrama, y la transformación de sombra a luz con el yoga y meditación, es como si la vida fuera una espiral, que en vez de una línea recta o un círculo, cada vez tardo menos en quitarme la sombra y volver a mi centro. Ahora sí, la felicidad está dentro de mi.

A mi este post de cada martes me sirve para ordenar mis pensamientos, así que gracias por leer!

¿Qué opinas?

Escribe en comentarios

Y también si quieres…