FLUIR, Y NO FORZAR

Vinyasa o flow es un estilo de yoga donde una serie de posturas o âsanas se sincronizan con la respiración; es decir, se unen respiración y movimiento. Fluyes y evolucionas a lo largo de la práctica.

Cuando entiendas que no se trata de luchar, sino de aceptar y fluir, estarás más cerca de entender en qué consiste la vida – Anónimo.

A veces es muy fácil la teoría y muy difícil la práctica, o viceversa. Pero en este artículo verás que ambas cosas pueden ser muy fáciles si sabes qué significa fluir.

Significado de vinyasa o flow

Vinyasa es un tipo de yoga dinámico que hace que muevas el cuerpo con una respiración consciente. De hecho, hay quien dice que es una meditación en movimiento.

VI: colocarse en una forma determinada (asana o postura).

NYASA: lograr un estado meditativo mediante la concentración en un punto (respiración).

Se suele traducir como unión de movimiento y respiración.

Un claro ejemplo es el saludo al sol, donde cada postura sigue una respiración; lo que la convierte en una secuencia de movimientos fluidos o vinyasas (por ejemplo, el saludo al sol A consta de 9 vinyasas). Al contrario que el hatha yoga, en vinyasa o flow las posturas se mantienen durante menos tiempo.

Se podría decir que el rocket, el power, el jivamukti o el ashtanga yoga son vinyasas (o, lo que es lo mismo, secuencias dinámicas), ya que las clases son fluidas y se caracterizan porque con cada inhalación y exhalación se crea un nuevo movimiento: se fluye entre una postura y otra.

Ahora que ya va estando más clara la teoría, te estarás preguntando cómo ponerlo en práctica…

Clases de vinyasa yoga

Las clases de vinyasa suelen ser con música, y el profesor te va guiando con la voz, explicándote las posturas y la respiración que has de seguir.

No obstante, existe un patrón general para las vinyasas: normalmente se inhala al subir y se exhala al bajar. La inhalación nos llenan de “prana” (energía que nutre) y la exhalación nos llena de “apana” (energía que purifica).

vinyasa flow

Las clases de vinyasa suelen empezar con posturas a gatas, seguidas de posturas de pie, de equilibrio y finales o invertidas. Es decir, posturas básicas del hatha yoga con transiciones dinámicas, coordinando el movimiento con la respiración para crear una secuencia fluida.

Beneficios

La práctica de vinyasa tiene muchos beneficios a diferentes niveles:

  • A nivel físico, ayuda a la flexibilidad de los músculos a la vez que los fortalece y tonifica. También fortalece los huesos, lo que ayuda a prevenir enfermedad como la artrosis.
    Al estar tan centrado en la respiración, nos ayuda a aprender a respirar correctamente, mejorando así la capacidad pulmonar y aliviando enfermedades respiratorias.
  • A nivel mental, ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la ira, y promueve la relajación y, por tanto, el insomnio. Todo ello hace que nuestro rendimiento diario mejore.

Con la práctica de vinyasa, y del yoga en general, aprenderás a conocerte, mejorar, a saber dónde están tus limitaciones, a valorar realmente las cosas y a ser feliz con lo que tienes.

Vídeo explicativo

Permítete fluir con esta práctica de 10 min que nos regala Lucía.

Namasté ✨