Prueba las clases de yin yoga para relajar el cuerpo y la mente, y ver cómo aumenta tu flexibilidad cada día. Una práctica perfecta para después de tu clase yang

A l contrario que «yang yoga» o una práctica dinámica de yoga, en la que se busca tonificar los músculos y activar el cuerpo, el yin yoga se centra en relajar las capas de tejido más profundas para conseguir un efecto completamente reparador.

El objetivo de la práctica de yin yoga es recuperar el movimiento inicial y natural que tienen estos tejidos (fascia), así como todo tipo de ligamento, tendones, etc. Es decir, conseguir un estiramiento completo y un aumento de la flexibilidad corporal a través de un ejercicios pasivo, donde no se ejerce ningún esfuerzo.

¿Cuánto dura una clase de yin yoga?

Las clases de yin yoga suelen durar entre 20 y 50 minutos, aunque esto dependerá de cada profesor o practicante (en caso de hacerlas por tu cuenta). Este tiempo es necesario para poder notar los beneficios de este tipo de prácticas terapéuticas.

¿Cómo practicar yin yoga?

Puede parecer muy sencillo, a priori, pero lo único que tendrás que hacer es dejarte llevar por la fuerza gravitatoria que implica cada postura. Esto muchas veces causa nerviosismo o frustración, por la incomodidad de la postura o la falta de flexibilidad.

Pero te recomiendo que te mantengas relajado en cada asana, al menos durante 5 minutos (algunas hasta 8 o 10), siendo consciente del estiramiento que se está produciendo y de todas las sensaciones que te vengan. Es normal que sientas inquietud al sostener las posturas, pero con el tiempo irás regulando ese «malestar» y disfrutando de cada postura.

¿Qué trabajamos en yin yoga?

A nivel físico, se busca la relajación del cuerpo a través de las diferentes posturas, manteniéndolas más tiempo y enfocándolas a distintas partes del cuerpo. El trabajo se centra en los tejidos más profundos, conocidos como fascia.

Dicha fascia se caracteriza por ser más rígida, razón por la cual es necesario trabajarla de una forma diferente a otros músculos más flexibles. Cuando ejercemos presión de manera prolongada en el tiempo, este tipo de tejido se nutre y se estira, sin causar ningún tipo de lesión.

clases de yin yoga

¿Qué beneficios aporta practicarlo?

Las clases de yin yoga te ayudan a ganar flexibilidad de forma pasiva, viendo cómo aumenta tu movilidad y evitando así otro tipo de dolencias y lesiones, sin ejercer ningún tipo de esfuerzo físico.

Más bien, diría que el esfuerzo es mental, ya que debes concentrarte en mantener la postura sin moverte y atendiendo a todos los pensamientos y sensaciones que se generan. Es casi como una meditación, ya que además te ayudará a controlar la respiración de forma más consciente.

Este estado meditativo te induce un sentimiento de paz, felicidad y armonía, que notarás sobre todo con una práctica regular (al igual que ocurre con otros tipos de yoga).

¿Cuáles son los diferentes tipos de yoga?

Aunque el yin yoga está tomando cada vez más importancia, existen muchos tipos de yoga que te aportarán efectos parecidos a nivel mental y físico. De hecho, muchos de ellos se complementan muy bien con otros estilos.

En THECLASSyoga te ofrecemos la oportunidad de probar clases online tanto de yin como de otros estilos más dinámicos. Por ejemplo, puedes complementar una clase de vinyasa terminando con una de 20 min de yin yoga.

Descubre otras clases de yin yoga para principiantes

Regístrate en nuestra plataforma de yoga online y anímate a probar el programa de «Yin yoga: let go! para principiantes» con 5 clases completas de intensidad suave.

yin yoga online