Controla tus pensamientos y encuentra la paz mental con las secuencias de posturas de dharma yoga, una mezcla entre hatha y vinyasa creada por Sri Dharma Mittra

Dharma yoga es uno de los tipos de yoga más conocidos entre los yoguis, tanto de nivel más avanzado como principiantes o intermedios: cualquiera puede practicarlo, ya que adapta posturas de hatha yoga y vinyasa yoga en una secuencia fluida en la que entra en juego la respiración, la concentración y la diversión.

¿Qué es dharma yoga?

El término, en sánscrito, dharma viene de:

DRHI: soporte, eje que mantiene unido

Aunque por sí sola dharma se puede traducir como «religión» o «conducta religiosa». Dependiendo de la religión, budismo, jainismo, hinduismo…, tiene una connotación diferente.

Concretamente, el dharma yoga es una representación actual de las 8 ramas del yoga (ashtanga yoga), incluidos hatha yoga, raja, karma, kriya, bhakti, jnana, laya y japa yoga; basándose en diferentes conceptos de la filosofía yóguica, los yamas y niyamas, descritos en los yoga sutras de Patanjali.

crear tu propia secuencia de yoga para principiantes

Este estilo de yoga fue creado por Dharma Mittra, discípulo de Sri Swami Kailashananda (también conocido como Yogi Gupta), desde los años 60. A lo largo de estos años, ha ido perfeccionando y modificando su práctica, para poder guiar así a sus alumnos en el camino a la autorrealización. En definitiva, dharma yoga es un tipo de yoga clásico de hatha-raja yoga cuyo objetivo es mejorar la salud, despejar la mente y abrir el corazón.

¿Cómo son las clases de dharma yoga?

Se puede decir que las clases de dharma yoga son un tipo de vinyasa o secuencia de yoga fluida con una estructura fija de posturas que se acompasan con la respiración; es decir, se hacen las posturas siempre en el mismo orden, tal y como pasa con ashtanga yoga, a un ritmo constante. Por eso a veces se denomina «meditación activa«.

Algo que caracteriza a este tipo de prácticas es la secuencia de inicio, Shiva namaskar, un tipo de saludo, en este caso dedicado a Shiva. Las posturas, por su parte, ayudan a activar el cuarto chakra (en el pecho), lo cual permite desbloquear tensiones y emociones, y avivar el amor.

Secuencia de dharma yoga

Las clases de dharma yoga comienzan siempre con una meditación , seguida de un pranayama o ejercicio de respiración, para trabajar la parte mental y espiritual.

qué es dharma y cómo son las clases

A continuación, se pasa a la práctica de asanas con Shiva namaskar o saludo a Shiva. Esta secuencia se compone de las siguientes posturas:

  1. Suryasana o postura del sol.
  2. Padanghustasana o postura de la cigueña.
  3. Kagasana o postura del pato.
  4. Adho mukha svanasana o postura del perro boca abajo.
  5. Dhanurasana o postura del arco.
  6. Sasangasana o postura del conejo.
  7. Bhujangasana o postura de la cobra.
  8. Gato estirado (variante de vidalasana o postura del gato).
  9. Matsyendrasana o postura del pez.
  10. Niño alto (variante de balasana o postura de niño).
  11. Markatasana o postura de mono.
  12. Asangasana o postura de la escuadra.
  13. Suryasana o postura del sol.

A mitad de la clase se introducen las inversiones o posturas sobre la cabeza, al contrario que en otros estilos de yoga donde estas se realizan al final de la clase. La práctica de posturas no se centra en la alineación, sino en la oración o sankalpa que hayas escogido y en disfrutar de la práctica.

Shiva namaskar

Shiva namaskar

Por otra parte, Sri Dharma Mittra considera que hay seis posturas básicas de yoga que son los cimientos del hatha yoga, cuyas variantes aparecen en la secuencia de dharma yoga. Las posturas invertidas hacen que la mente se mantenga activa y la espalda se estire; mientras que otras posturas ayudan a mejorar la concentración, a activar la energía o a fortalecer y tonificar diferentes partes del cuerpo.

PADMASANA

Estiramiento de la espalda que se hace sentado. Busca la alineación del cuerpo y mejorar la concentración (dharana) y la respiración (pranayama) a través de la meditación (dhyana). Entre sus beneficios está el de tonificar la espalda (concretamente la zona lumbar) y el abdomen, reducir la pesadez en las piernas y relajar el cuerpo y la mente.  la rigidez de las piernas, tonifica la región lumbar, la columna vertebral, el abdomen y los órganos abdominales.

PASCHIMOTTANASANA

Estiramiento de la espalda y del tronco superior con una flexión hacia delante. Entre sus beneficios está tonificar el abdomen, estirar toda la columna, mejorar la digestión, relajar la mente, flexibilizar la cadera y aportar energía.

BHUJANGASANA

Extensión de la columna hacia atrás. Se hace tumbado boca abajo en el suelo, echando la cabeza y el tronco hacia atrás con la fuerza de los brazos. Beneficios: abre el pecho, reduce los dolores de espalda, mejora el funcionamiento de los órganos internos (riñones) y reduce el insomnio.

SIRSASANA

Algunos textos sagrados la consideran la madre de todas las posturas. Entre sus beneficios están: nutrir las glándulas pituitaria y pineal, fortalecer la mente, aportar calma, mejorar la autoconfianza y la autoestima, equilibrar mente y cuerpo, evitar la pérdida de memoria, mejorar el insomnio y la digestión, y prevenir enfermedades.

SARVANGASANA

Inversión sobre la columna. Ayuda a mejorar la respiración, sobre todo en casos de asma, resfriado, estreñimiento o problemas en los bronquios, así como a aliviar los dolores cuando se tiene la menstruación. Renueva la energía del cuerpo y aporta serenidad.

ARDHA MATSYENDRASANA

Torsión de la columna, especialmente de la espina dorsal. Produce un masaje en el abdomen, concretamente en el colon, y ayuda a crear espacio entre las vértebras para mejorar la oxigenación.

Beneficios de dharma yoga

La práctica de posturas de dharma yoga, junto con los pranayamas y la meditación, aporta numerosos beneficios, como:

  • Más fuerza en el tronco superior.
  • Menos ansiedad.
  • Mejor concentración.
  • Más energía y vitalidad.
  • Más paz mental.
  • Mente más fuerte y sana.
  • Mayor flexibilidad
  • Mejor respiración y circulación.

Según los textos sagrados de la religión védica, los Vedas, todos tenemos cuatro purushartha u objetivos espirituales en la vida para lograr la unión con Dios (sin determinar un tipo de religión u otra; el Todo o el universo):

Dharma: deber religioso.

Artha: riquezas, con las que conseguir satisfacer todos los placeres de la vida.

Kama: placer, el cual genera insatisfacción y deseo de liberarse.

Moksha: liberación del ciclo de reencarnación (último objetivo).

¿Quieres profundizar en los 8 pasos del yoga?

Regístrate en nuestra plataforma de clases online para conocer el origen del yoga. Te recomiendo empezar con este programa sobre los 8 pasos del yoga, donde Lucía explica en detalle las bases del yoga y otros aspectos interesantes.

empezar a practicar dharma yoga: posturas para relajarse y mejorar la concentración