Solo con 10 minutos al día puedes rejuvenecer la piel y disminuir la ansiedad con ejercicios para el cuello y los músculos de la cara desde tu casa o la oficina

¿Qué es el yoga facial?

El yoga facial es yoga, solo que en vez de ejercitar los músculos del cuerpo se ejercitan los de la cara. Consiste en hacer una serie de estiramientos, ejercicios para tonificar la cara y diferentes masajes (conocidos como masajes faciales antiarrugas) que fortalecen y aportan elasticidad  a todos los músculos de la cara.

Un estudio confirmó que cuando se envejece, la capa de grasa que hay entre la piel y los músculos se hace cada vez más fina, y se reduce la flexibilidad tendiendo a quedar la piel flácida, generando arrugas en el cuello o papada. Para muchos es algo incómodo y feo, por lo que muchas veces se recurre a otro tipo de tratamientos más agresivos, como puede ser el bótox.

¿Cómo hacer yoga facial paso a paso?

En función de la zona sobre la que quieras trabajar y ver resultados, te aconsejo varios ejercicios para hacerlos paso a paso cuando prefieras.

Tonificar el cuello

Ponte erguido mirando al frente. Gira la cabeza hacia un lado, como si fueras a mirar por detrás del hombro, hasta alinearla con dicho hombro. Desde ahí, llévala hacia atrás y mantenla ahí de 6 a 8 segundos. Después, vuelve con cuidado a la posición inicial y repite el movimiento hacia el lado contrario. Haz tres repeticiones con cada lado.

Para la papada

Coloca la barbilla encima de la parte exterior de tu mano derecha y apoya el codo derecho en la otra mano, como si estuvieras apoyada en una mesa prestando atención. Haz presión con la barbilla hacia la mano, manteniendo firme la otra mano que sostiene el codo para crear una base firme. Quédate en esta postura durante 3 respiraciones profundas. A continuación, desliza la parte exterior de ambas manos por la parte inferior de la barbilla de forma alterna, dando un suave masaje a esa zona.

Para los ojos

Cierra los ojos fuerte y ábrelos después todo lo que puedas, como si estuvieras sorprendido. Vuelve a una posición normal de los ojos y ciérralos de nuevo. Repite estos movimientos rápidamente. Notarás cómo empiezan a humedecerse, casi soltando alguna lagrima. Ciérralos de nuevo y relájate. Haz unas 10 o 15 repeticiones.

Para las mejillas

Inhala por la boca llenando de aire las mejillas durante varios segundos. Después, suelta el aire por la boca. Haz alrededor de 10 repeticiones. Con este ejercicio fortalecerás los músculos de las mejillas evitando así que se vuelvan flácidos y logrando mayor robustez y luminosidad.

Para la zona de la boca, comisuras y labio superior

Sonríe como si hubieras visto algo que te encanta; es decir, muchísimo, con una sonrisa de lado a lado, como se suele decir. A continuación, aprieta los labios como si fueras a dar un beso a alguien, y después relaja la cara y respira. Vuelve a hacerlo como si soplaras aire por la boca. Haz de 20 a 25 respiraciones. Con este ejercicio relajarás los músculos de la boca y de las mejillas, aportando luminosidad al rostro.

practica gimnasia facial para los músculos faciales con ejercicios para mandíbula y ejercicios para fortalecer el cuello

Para la mandíbula

Pellizca con suavidad con el dedo índice, medio y pulgar el borde de la mandíbula que hay debajo de la barbilla. Haz presión y luego suelta deslizando los dedos por la línea de la mandíbula hasta llegar a las orejas. Haz 3 repeticiones. Además de trabajar los músculos de la mandíbula, relajarás esta zona y aliviarás tensión.

Luminosidad en la piel

Aprieta con suavidad las mejillas, abarcando casi todo el rostro, con el dedo índice y pulgar durante varios segundos (30). Con ello mejorarás la circulación estimulando la producción de los agentes encargados de dar volumen. Según Alessandra Scavone, fundadora, creadora y entrenadora del método Alessandra SCavone, este ejercicio aporta luminosidad y brillo a la piel.

Bolsas de los ojos

Crea con los dedos una «V» y colócalos sobre ambos ojos, haciendo cierta presión. Mira hacia arriba y entrecierra los ojos. Después, relájalos. Haz 6 repeticiones y para terminar ciérralos de nuevo fuertemente durante 10 segundos. Ábrelos después y relájalos.

Arrugas de la frente

Pon los dedos en el centro de la frente y llévalos hacia los laterales, deslizando suavemente. Haz 3 repeticiones. Este suave masaje facial mejora la circulación, incrementa los niveles de colágeno y aporta elasticidad, lo cual ayuda a tonificar la piel y a reducir la tensión acumulada, sobre todo en arrugas profundas.

Relajación de la cara

Para terminar tu rutina de yoga facial golpea con suavidad el rostro con la yema de los dedos. A continuación, frota las manos para generar calor y póntelas encima de los ojos cerrados. Respira profundamente y relaja los músculos de la cara.

¿Cuál es la mejor hora para hacer yoga facial?

Lo ideal es hacerlo una vez al día, alrededor de 5 veces a la semana (puedes condensarlo en el fin de semana si ves que tienes más tiempo), como cualquier otro tipo de yoga si quieres ver resultados. Lo mejor sería hacerlo a primera hora de la mañana (para despertar los músculos del rostro y tomar mayor consciencia de los movimientos que harás durante el día) o por la noche antes de irte a la cama.

¿Qué es bueno para tonificar la piel del rostro?

Masajear la cara y el cuello con una crema de textura sedosa y que favorezca la firmeza, hará que vuelve el tono rosado de tu piel y aportará brillo. En caso de que prefieras hacer los ejercicios por la noche, te recomiendo usar una crema específica de noche de la misma gama que uses por la mañana, pero con efecto frío para mejorar la estimulación de la piel.

Para hacer un masaje de forma correcta, pon los dedos sobre la frente de forma que la palma toque casi por completo, con los dedos juntos. Haz presión hacia arriba notando cómo los ojos, cejas y frente se estiran. Si mantienes esta tensión unos 10 segundos y luego relajas, sentirás que la piel se ha «activado».

Como verás, el yoga facial integra ejercicios sencillos y de poca duración que no harán complicado que los puedas incluir en tu rutina diaria. La constancia siempre es la clave del éxito.

Beneficios del yoga facial

  • Libera el estrés.
  • Previene la flacidez.
  • Calma la ansiedad.
  • Activa y tonifica los músculos de la cara.
  • Aporta luminosidad y brillo al rostro.
  • Previene la aparición de arrugas.

¿Quieres eliminar tensiones y relajar los gestos?

Regístrate en nuestra plataforma online y descubre el programa de «Aprende a meditar» para aprender a relajarte; puedes centrar la meditación prestando atención a los músculos de la cara mientras haces los ejercicios.

realiza a diario ejercicios de yoga para el cuello, ejercicios para papada y un masaje facial antiarrugas para ejercitar los músculos de la cara