7 claves para trabajar el equilibrio en hatha yoga. Te explicaré también por qué son importantes estas posturas, todos sus beneficios y algunos consejos útiles

La posturas de equilibrio muchas veces suponen un reto para muchos yoguis, tanto principiantes como avanzados. Mi mayor consejo es tener paciencia y constancia para lograr a hacer estas posturas.

El equilibrio, junto con la inmovilidad, la respiración, las inversiones, la verticalidad y la apertura de caderas, forma parte de los aspectos principales de una práctica de yoga.

Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.

Cuando te equilibras, alineas la gravedad del centro de tu cuerpo con el campo gravitacional de la tierra. Literalmente, te colocas en el equilibrio físico con una fuerza fundamental de la naturaleza. El esfuerzo sostenido para lograrlo no solo aporta equilibrio al cuerpo físico, sino también a los impulsos nerviosos, a los pensamientos, a las emociones y a la conciencia misma. Y, por tanto, se logra el equilibrio absoluto.

¿Por qué son tan importantes las posturas de equilibrio?

Además de mejorar el equilibrio en el cuerpo, estas posturas ayudan a aumentar la capacidad de concentración, ya que se produce una conexión entre la mente y el cuerpo.

El espacio dice a la materia cómo debe moverse; la materia, con su gravedad, dice al espacio cómo debe curvarse – John A. Wheeler.

Al conectarlos, se logran la coordinación y la plena atención que el cuerpo necesita para mantener una postura de equilibrio. Y este equilibrio «exterior» en la postura se refleja, a su vez, en el equilibrio interior, el cual se plasmará en un equilibrio de la mente y de las emociones.

A nivel físico, como comentaré más abajo, el sentido del equilibrio desarrolla la ligereza, la fortaleza y la agilidad, y fortalece las piernas y los músculos de la espalda.

Por todo ello es de gran importancia trabajar estas posturas, lo cual te ayudará tener un sistema nervioso fuerte, sólido y sano.

Cómo trabajar el equilibrio

En las postura de equilibrio, lo importante es localizar el centro de gravedad y arraigarte a él y a la tierra con el único apoyo que tengas.

Es preciso reírse de las cosas para mantener el equilibrio – Ken Kesey.

Focalizar la atención en un punto concreto, por ejemplo, te ayudará a desarrollar un estado de calma y estabilidad que te va a permitir centrarte en la respiración consciente y en las sensaciones que emerjan, tanto físicas como mentales.

Algunos tips o consejos que pueden serte útiles para practicar este tipo de posturas son:

  • Prueba a balancearte con una sola pierna en una superficie firme y nivelada; o flexiona ambas rodillas antes de levantar una pierna.
  • Practícalas al principio de una sesión, cuando estés enérgico en vez de fatigado.
  • Mantén la mirada fija en un punto.
  • Utiliza una pared para apoyarte.
  • Coloca el peso adicional en el borde exterior del pie que tengas más firme.

Las 7 claves

Por otro lado, las 7 claves para realizar asanas de equilibrio son:

  1. Trabajar el balance del cuerpo para compensar la fuerza de gravedad.
  2. Llevar una respiración consciente.
  3. Dirigir la mirada a un punto concreto (drishti), esto ayudará a que no pierdas el equilibrio.
  4. Enraizarte con fuerza desde los pies para crear un apoyo firme.
  5. Activa el core para tener mayor control sobre la postura.
  6. Céntrate en el ahora, respirando conscientemente y controlando las emociones.
  7. Métete en el papel; piensa que eres la esencia de la postura que vas a hacer, créetelo.

Posturas de equilibrio en hatha yoga

Vrksasana o postura del árbol

  • Enraízate al suelo: de pie, desde tadasana, activa tus pies como si estuvieran pegados al suelo, estirando la columna y centrándote en el ahora.
  • Apóyate en la pierna con fuerza: lentamente ve llevando todo tu peso al pie derecho y mantén presente, de nuevo, el enraizamiento del pie que permanece en el suelo.
  • Sube la pierna flexionándola y colocando el pie en la ingle de la pierna contraria formando un ángulo de 90 grados.

aprende todas las posturas para trabajar el equilibrio

  • Abre tu cadera: cuando te mantengas estable, lleva la atención a tu rodilla izquierda y desplázala atrás dejando que tu cadera se abra.
  • Coloca tus manos en la variación que más te apetezca: por último, coloca tus manos en la cintura, juntas en frente del pecho, sobre la cabeza con los brazos estirados o en cualquier variación que te apetezca, como, por ejemplo, el brazo derecho arriba y el izquierdo sobre la rodilla estirando todo tu costado derecho.

Utthita hasta padangusthasana o postura del canguro extendido

  • Desde tadasana, inhala y eleva una pierna doblando la rodilla, y agarra el pie por el pulgar con los dedos de la misma mano que la pierna que has subido.

ganar flexibilidad y bajar de peso

  • Apoya la mano izquierda en la cadera izquierda y mantén el equilibrio.
  • Una vez te sientas estable, estira la pierna derecha hacia el frente y mantén la mirada idealmente en el dedo gordo del pie o si necesitas más estabilidad, busca un punto fijo enfrente de ti.

Natarajasana o postura del bailarín

  • Colócate de pie en tadasana con los pies juntos.
  • Levanta una pierna hacia atrás cogiendo fuerte la punta del pie y llevándola con cuidado hacia arriba, apoyándote con fuerza en la pierna que está fija en el suelo.

asanas de equilibrio para mejorar la concentración

  • Intenta estirarte todo lo que puedas hacia arriba, abriendo el pecho y tirando del pie con las manos.
  • Manténte aquí varias respiraciones.
  • A continuación, deshazla con cuidado y repite con la otra pierna.

Posturas de equilibrio: beneficios

Al principio puede costarte más mantener el equilibrio, y ello puede causarte frustración. Pero te diré que merece la pena intentarlo todas las veces que sea necesario, ya que practicar estas posturas ofrece una gran cantidad de beneficios:

  • Regulan el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Acentúan la personalidad aportando seguridad.
  • Fortalecen los músculos.
  • Mejora el manejo de las emociones.
  • Aumentan la concentración.
  • Alivian los dolores del cuerpo.
  • Fortalecen la columna vertebral.
  • Ayudan a bajar de peso.
  • Normalizan el funcionamiento de los órganos.
  • Evitan el estreñimiento.

Contraindicaciones

Como he comentado en post anteriores, hay que tener en cuenta algunas contraindicaciones y precauciones siempre que se practiquen asanas en yoga. Y, en caso de tener algún problema específico, deberás consultar siempre a tu médico.

Por eso debes tener cuidado de practicar estas posturas si tienes:

  • Alguna hernia.
  • Problemas de circulación.
  • Náuseas o síntomas de vértigo.

Clase completa de posturas de equilibrio online gratis

Comparto contigo este vídeo de posturas de equilibrio que puedes encontrar en el canal de YouTube Lucía Liencres. ¡Que lo disfrutes! 🙂

Apúntate en THECLASSyoga

¿Aún no estás «in»?

Apúntate a nuestro programa de clases premium en nuestra web y disfruta de todos los programas; más de 270 clases grabadas disponibles y clases en directo. Descubre nuestros programas de equilibrio en THECLASSyoga.com y anímate a intentarlo.

posturas de equilibrio hatha yoga