Disfruta de todos los beneficios de la relajación para tu mente y tu cuerpo haciendo ejercicios de yoga para la ansiedad, para combatir el estrés y dormir mejor

Vivimos rodeados de estrés, prisas, preocupaciones y mal humor. Todo ello, de forma regular y constante, nos afecta a nivel físico y emocional. ¿Cómo te sintirías cada vez que salieras a la calle y te sonriera todo aquel que pasa cerca? ¿Si todo el mundo te tratara con amabilidad y simpatía? Seguro que tu día sería diferente; y el mío también.

Promover este cambio tiene que venir de uno mismo, sin esperar nada a cambio. Como se suele decir, «sé el cambio que quieres ver en el mundo». Pero estar bien con uno mismo, a veces es difícil. En este sentido, el yoga busca relajar cuerpo y mente, desintoxicarlo, fortalecerlo y repararlo, combinando posturas fáciles de yoga, ejercicios de respiración y relajación, y posturas de meditación. Por todo ello, haciendo yoga puedes reducir el estrés y la ansiedad, ralentizar las pulsaciones y llenarte de energía y positividad. Yoga y relajación están unidos.

El yoga interrumpe los patrones de pensamiento negativos y te entrena de forma física y filosófica para cultivar lo contrario.

El estrés es inevitable, pero de ti depende frustrarte e interiorizarlo o aceptarlo con optimismo e intentar que te afecte lo menos posible. Es decir, ser tú quien controle tu bienestar, y no tu entorno. Emplear tiempo en nuestra salud y en sentirnos mejor con nosotros mismos debería ser una prioridad, no «el tiempo que me quede».

Y no me estoy refiriendo a darte un masaje de vez en cuando o irte de vacaciones en verano, sino buscar un momento de desconexión cada día y hacer del día a día un espacio de paz y serenidad. Esto se puede conseguir integrando técnicas y ejercicios para relajar la mente.

pose de yoga

¿Pero todos los días? Al igual que el estrés lo tenemos interiorizado y lo vivimos diariamente debemos tener en igual medida nuestra vía de escape, la actividad que nos ayude a rebajar ese nivel de estrés. Pues bien, la práctica del yoga inhibe el área posterior o simpática del hipotálamo y optimiza las respuestas simpáticas de tu cuerpo a los estímulos estresantes.

¿Qué ejercicios puedo hacer para relajarme?

Además de los ejercicios y posturas de yoga como tal, existen una serie de actividades cortas y sencillas que, a largo plazo, aportan beneficios muy positivos para la salud:

  • Técnicas de respiración profunda y controlada.
  • Masajes terapéuticos o relajantes.
  • Ejercicios de meditación diaria.
  • Taichí.
  • Alimentación consciente.
  • Actividades creativas para potenciar la atención plena.
  • Aromaterapia.
  • Hidroterapia.

yoga para principiantes en baja forma

Posturas de yoga para relajarse

En relación a cómo hacer yoga para desestresarse, destacan determinadas posturas que favorecen la relajación y el descanso, lo cual nos ayuda a conciliar mejor el sueño, desconectar de las preocupaciones, vivir más conscientemente y mejorar nuestro bienestar en general.

SUKHASANA

Es una de las posturas básicas de yoga, apta para todos los niveles. Se puede hacer a modo de calentamiento o bien como postura de descanso. Siéntate en la esterilla estirando la espalda y cruzando las piernas, de forma que quede un pie por debajo de la otra rodilla. Respira profundamente, con las palmas hacia arriba apoyadas en las rodillas. Estando aquí, puedes hacer una torsión hacia los lados. Con esta postura se estiran las articulaciones y se flexibiliza el suelo pélvico.

SAVASANA

Es la postura final en las clases de yoga, y la puede hacer cualquiera. Debes tumbarte sobre la esterilla, boca arriba, con los brazos a ambos lados del cuerpo relajados y dejando caer todo el peso de los pies hacia los lados. Es tremendamente relajante, aunque puede ser complicado mantener la tranquilidad y la mente en blanco durante ese tiempo. Cierra los ojos y respira profundamente.

PADMASANA

Es conocida como la postura de meditación. También llamada postura del loto, es muy útil tanto para meditar como para relajarse, ya que se combina con ejercicios de respiración. Siéntate en la esterilla, estirando la espalda y cruzando las piernas, de modo que cada pie apoye sobre la rodilla contraria. Si te resulta difícil, puedes quedarte en el medio loto o ardha padmasana. Coloca las manos encima de las rodillas, juntando el dedo índice de cada mano con el pulgar.

postura de yoga para dos

BALASANA

Es una postura muy sencilla, apta para todos los niveles. Se conoce como la postura del niño y consiste en relajar toda la espalda, dejando caer el peso del cuerpo sobre la esterilla. Puede servir como postura de transición o simplemente de descanso entre posturas. Con las rodillas al ancho de las caderas, apoya los glúteos en los talones. Inhala profundamente y flexiona la espalda hacia delante, dejando caer todo el peso hasta que la cabeza toque la esterilla. Puedes dejar los brazos a ambos lados de los tobillos o llevarlos hacia delante. Relájate por completo aquí haciendo varias respiraciones.

VRKSASANA

Puesto que es una postura de equilibrio, haciéndola se trabaja también la concentración, lo cual nos lleva a un estado meditativo o de relajación plena y consciente. De pie, separa los pies al ancho de las caderas y respira profundamente, sintiendo cómo te enraízas al suelo. Mantén la mirada en un punto fijo mientras flexionas una pierna y llevas ese pie al muslo contrario. Cuando controles el equilibrio, sube los brazos encima de la cabeza hasta juntar las manos, alargando todo lo que puedas la espalda hacia arriba.

BADDHA KONASANA

Es una de las asanas más conocidas en yoga con la que se trabaja la apertura de cadera. Sentado en la esterilla, flexiona las rodillas hasta juntar ambas plantas de los pies. Lleva tus talones lo más cerca posible de tus genitales y, desde ahí, déjate caer hacia delante, poco a poco, con control y estirando la espalda en todo momento.

Beneficios del yoga y la relajación

  • Diminuye el ritmo de pulsaciones.
  • Se reduce la presión arterial.
  • Mejora la respiración y la digestión.
  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
  • Reduce el estrés y calma la ansiedad.
  • Mejora la circulación de la sangre.
  • Alivia las tensiones musculares.
  • Ayuda a trabajar la concentración.
  • Aumenta el optimismo.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Disminuye el cansancio.
  • Reduce el mal humor.
  • Ayuda a ganar confianza en uno mismo.

Pero todos estos beneficios no vienen solos, ni únicamente practicando yoga. Pensar positivo, reírte a menudo (incluso de ti mismo), afrontar los problemas con optimismo, gestionarte el tiempo, organizarte, comer bien, juntarte con la gente que quieres… son también formas de relajarse y cuidarse.

¿Quieres crear un hábito de meditación para relajarte?

Regístrate en nuestra plataforma de clases online y prueba nuestro programa de meditación, con todos los consejos necesarios para adquirir un hábito relajante y completamente reparador.

Meditacion guiada