Cuándo y cómo empezar a practicar yoga con bebés, qué posturas se pueden hacer y consejos prácticos para disfrutar de los beneficios que aporta a mamás y bebés

No hay duda de que el posparto es una época muy especial donde se alternan momentos de gran dulzura con momentos de gran intensidad.

Como bien nos cuenta Elena Ferraris, fundadora e instructora del centro de yoga Elena Ferraris Yoga, «las que tenemos hijos sabemos que las cosas pueden ser bastante diferentes de lo que habíamos pensado y que el tiempo que cada una necesitamos para adaptarnos y situarnos en el nuevo escenario, a menudo se cuenta por meses más que por días».

yoga para mamas y bebes

Hay que tener en cuenta que en el posparto las hormonas juegan un papel esencial: la placenta desaparece y hay una alteración importante en los niveles de estrógenos, progesterona, prolactina, oxcitocina y endorfinas. Esto, unido al hecho de que estamos encontrando nuestro sitio en una situación nueva, puede hacer que en algunos momentos sintamos que no podemos con todo ello y que estemos a punto de derrumbarnos o de explotar…

Para entender este proceso ayuda saber que las hormonas no tienen únicamente un efecto mecánico, sino que afectan también al comportamiento. Están diseñadas para garantizar la supervivencia del bebé. Por ejemplo:

  • La prolactina, responsable de la puesta en marcha de las glándulas mamarias, crea ciertos grados de ansiedad que se traducen en una mayor vigilancia, incluso con un sueño profundo (eso no quiere decir que no descansemos). Hace que la prioridad la tenga el bebé antes que nadie.
  • La oxcitocina, por otro lado, estimula la salida de la leche y favorece el vínculo entre la madre y el bebé permitiéndoles así reaccionar más fácilmente a sus señales no verbales.
  • Las endorfinas, que se producen a los pocos minutos de dar el pecho, ayudan a que tanto el bebé como la mamá se queden dormidos, y contribuyen a crear una sensación de bienestar.

Cuándo y cómo empezar

Lo recomendable, si el bebé se encuentra bien y esté teniendo un desarrollo normal, es empezar ocho semanas después de dar a luz.

yoga posparto

Cuando se practica yoga posparto o yoga para mamás y bebés, ambos pueden volver a sentir sensaciones parecidas a cuando el bebé estaba gestándose, lo cual hace que ese vínculo que se ha creado no se desvanezca, sino que se haga más fuerte, lo cual también ayudará a que la recuperación de la madre sea más rápida.

Incorporar una práctica de yoga suave para recuperarnos después del parto puede ser de gran ayuda para encontrar nuestro sitio en este escenario nuevo. En general, es conveniente esperar a que hayamos dejado de sangrar y, en caso de cesárea o de otras dudas, es mejor preguntar al médico o la matrona.

Yoga con bebés: asanas o posturas

Durante el posparto es importante adaptar las asanas y la intensidad de la práctica de tal forma que alivien las molestias asociadas al postparto, y fortalezcan de forma segura la musculatura profunda del abdomen y del suelo pélvico sin ejercer presiones que pueden resultar contraproducentes y sin realizar estiramientos excesivos. Hay que tener en cuenta que «hacer menos” en este periodo puede significar “hacer más«.

Además, una práctica de yoga regular ayuda a crear ese espacio mental y emocional tan importante a la hora de gestionar los retos de la maternidad y reconocer cuáles son las necesidades reales. Un aspecto importante de las clases de yoga posparto yoga para mamás y bebés es la unión que se crea entre las madres: poder compartir dudas o crear una red de apoyo es igual de importante que recuperar progresivamente la forma física.

yoga para bebes

Puesto que todos los bebés suelen imitar a la madre o al padre, en este tipo de clases es muy necesario relajar el ritmo de respiración para entrar en un estado de relajación. Esto viene muy bien precisamente para aquellos niños que les cuesta más relajarse o que son más nerviosos por naturaleza.

En padmasana o postura del loto, puedes sentar a tu bebé encima de tus pantorrillas. Coge sus piernas acercándole a tu estómago. A continuación, gira suavemente sus piernas haciendo círculos para masajear con estos movimientos su estómago y favorecer así la digestión. Puedes hacer también movimientos en paralelo, como si estuviera montando en un triciclo.

Después de varias repeticiones, coge sus pies flexionando y extendiendo sus piernas, de modo que al estirarlas toquen sus pies tu tripa y al flexionarlas sus rodillas toquen su estómago.

Puedes hacer estos movimientos también tumbada hacia arriba, colocando al bebé en tu pelvis, moviendo sus brazos alternamente para que con cada mano vaya tocando las rodillas contrarias.

yoga mamas y bebes

Hay que tener en cuenta que si estamos dando el pecho es posible que las posturas tumbadas boca a bajo te molesten, y en ese caso habría que evitarlas.

Beneficios del yoga posparto para las mamás

Practicar yoga antes y después del parto te puede aportar numerosos beneficios, como los siguientes:

  • Tu recuperación posparto va a ser mejor.
  • Te ayuda a que el proceso del parto sea menos doloroso y vaginal.
  • Estimula la circulación y previene la aparición de varices o edemas.
  • Te ayuda a estar en forma durante el embarazo.
  • Crea una conexión especial con tu cuerpo y con el bebé.
  • Te aliviará los síntomas característicos del primer trimestre de embarazo.
  • Te ayuda a estar más relajada y a controlar más tus emociones.

Beneficios del yoga para bebés

  • Favorece el sueño debido al estado de relajación.
  • Evita que se sientan estreñidos o sufran cólicos, ya que hacen mejor la digestión.
  • Aprenden a coordinar mejor.
  • Como consecuencia del punto anterior, se mueven con más facilidad, por lo que adquieren más agilidad a la hora de gatear, por ejemplo.

En Elena Ferraris Yoga ofrecen clases presenciales y online en directo de yoga para mamás y bebés y tienen también un taller pregrabado de yoga para el posparto con acceso ilimitado que se puede comprar directamente en su plataforma.

yoga para bebes de 2 años

Consejos para practicar yoga con bebés

Como te he comentado al principio, no hay ninguna mujer ni ningún embarazo igual; por eso es preciso adaptar siempre las posturas y consultar a tu médico, ya que la posibilidad de hacer unas posturas u otras va en función de cada persona.

Es importante también que si tienes dudas sobre determinadas posturas o cuáles hacer durante tu práctica, consultes siempre a tu profesor para que te guía y ayude.

Cuando lo necesites, puedes hacer uso de soportes como bloques, cinturón o bólster para ayudarte a ti y al bebé a llegar a las posturas con facilidad y sin forzar.

Si ya has dado a luz y quieres probar las clases posparto, ¡no te lo pierdas!

Si estás embarazada, anímate a probar esta clase suave y fluida de Lucía para abrir tus caderas y trabajar la zona de la pelvis.

¿Quieres tener una práctica regular durante tu embarazo?

Apúntate a nuestro programa de clases premium en nuestra web y disfruta de programas como este de embarazadas.

yoga para el embarazo