Practica el agradecimiento a diario con técnicas de respiración y sankalpas: cinco consejos para mejorar tu estado de ánimo, vivir con plenitud y ser más feliz

Como comenté en el post de mantras para practicar la gratitud, a diario disfrutamos de muchas cosas y personas, sin ser realmente conscientes de la importancia verdadera de tenerlas. A diario no damos las gracias por todo lo que tenemos, que es mucho, muchísimo.

Quizás, gracias a la pandemia, algunos de nosotros nos hemos acercado un poco más a este sentimiento de gratitud, tanto hacia nosotros como hacia los demás y hacia cosas tan importantes como la salud, que solemos dar por hecho. Puede que gracias a este periodo de reflexión interna nos sintamos más agradecidos y más afortunados que antes.

Cultivar la gratitud no es cosa de un día; va más allá de una práctica de meditación o de un mantra. Consiste en practicarla todos los días, en cada acción, en cada palabra que decimos a diario y en cómo nos relacionamos con lo que nos rodea. Numerosos estudios han confirmado que centrarse en sentimientos como el agradecimiento nos aporta felicidad, nos produce bienestar físico y mental y mejora nuestra calidad de vida en general.

La gratitud es reflejo de abundancia – Marcelyn Cole.

La gratitud está relacionado con emociones tan poderosas como el sentimiento de unidad, la justicia o la solidaridad. Siempre hay un motivo para dar las gracias, pero esto requiere que estemos predispuestos a darlas. De forma general, existen prácticas muy sencillas, además de mantras para dar gracias, que ayudan a calmar la mente y ser más agradecidos de forma consciente.

que significa gratitud

Por ejemplo:

  • Aprende a centrarte en el momento presente: busca un rato al día para detenerte, conectar contigo mismo y «observar» a tu alrededor. Conecta con tus pensamientos y con las emociones negativas (envidia, rencor, furia…), acéptalas y sustitúyelas por emociones positivas como la compasión o el amor. Cultiva sentimientos de gratitud hacia esas situaciones que te causan ternura y te hacen feliz (o te han hecho feliz en el pasado).
  • Siéntete agradecido por todas las cosas buenas que tienes a tu alrededor: cuando conectas contigo mismo y con tus sentimientos más profundos, eres capaz de ver todo lo que te hace feliz y por qué. y sentirte entonces agradecido por tenerlo. A veces pueden ser cosas tan sencillas como el hecho de respirar, de tener manos o de tener pies; del calor que entra por la ventana o de tener un cojín en el que sentarte. Si lo piensas bien, hay multitud de motivos por los que sentirte agradecido y, muchas veces, son las más simples las que más felices nos hacen.
  • Practica la gratitud todos los días: como he dicho antes, ser agradecido no es cosa de un día o de dos a la semana. La gratitud se trabaja todos los días; puedes dar gracias por la mañana o por la noche, o en el descanso para comer, sacando al perro, cocinando o yendo en el metro (coche, autobús…). Dar gracias al empezar el día te predispone a afrontar el día con una actitud positiva; hacerlo antes de irte a dormir, te hará tener un sueño mucho más reparador y sentirte satisfecho con lo que has hecho a lo largo del día.
  • Dí gracias en voz alta: date las gracias a ti mismo y a los demás. No solo es pensarlo, también hay que decirlo. Esto te hará sentir pleno y satisfecho, y a los demás les hará darse cuenta de las cosas por las que otros les dan las gracias.
  • Lleva una libreta de gratitud: a lo largo del día escribe todas aquellas cosas o situaciones bonitas y agradables por las que das las gracias. Al final del día podrás repasarlas y sonreír, siendo consciente de cómo te hacen sentir cuando vuelves a leerlas.
  • Cambia tu forma de pensar: hay dos formas de ver los problemas; pensar que son nuestros enemigos o verlos como aliados. Créeme cuando digo que de los problemas se aprenden muchas cosas, se conoce a muchas personas buenas y descubres cosas que no sabías de ti mismo. Puede que todo ello nos acerque a donde queremos llegar, mejor que cualquier alfombra roja.
  • Da sin esperar nada a cambio: hacer las cosas con el simple motivo de ayudar o hacer feliz a los demás nos llena de emociones positivas: satisfacción, paz, serenidad, orgullo, amor…

felicidades en yoga

Practicar la gratitud en yoga

El hecho de que el yoga une cuerpo, mente y espíritu nos hace conectar con nuestro ser más profundo, con la esencia y el origen de nosotros mismos, y darnos cuenta de que formamos parte de algo mucho más grande: del TODO.

La práctica de yoga es el momento perfecto para dar las gracias por cada postura, por cada movimiento y cada respiración. Podemos respirar, tenemos pies donde apoyarnos y manos para poder sostenernos y movernos. Tenemos un cuerpo y una mente que nos ayudan a cumplir nuestros objetivos; en sánscrito, este concepto se denomina sadhana, literalmente «medio para lograr algo, entendido como el poder del cuerpo y de la mente para servir al alma.

Ser agradecido no es fingir que todo está bien, sino ver el bien en todo.

Por ejemplo, cuando hagas una postura, cambia pensamientos como “odio esta asana” o “no puedo más” por «este es un buen reto para mí» o «mañana seré más fuerte que hoy». Haciendo esto, practicas santosha, aceptación o satisfacción; la capacidad de conformarse y ser feliz con lo que tenemos, aunque esto vaya en contra de nuestro ego. Agradece tener un cuerpo como el que tienes y poder llegar a donde has llegado.

Si algo es cierto es que está en tu mano moldear la realidad a tu antojo en cada momento: lo malo puede ser una oportunidad maravillosa para descubrir tus fortalezas.

mantra gratitud sánscrito

5 consejos de yoga para cultivar la gratitud

Concretamente en yoga, puedes practicar una serie de rituales que te ayudarán a sentirte más agradecido durante tu práctica. Aquí van algunos de ellos:

RÉTATE

Intenta probar posturas nuevas, tanto si eres principiante como si llevas más tiempo haciendo yoga. De hecho, hay algunas posturas enfocadas al agradecimiento, como aquellas de apertura de pecho.

Estas posturas pueden ser sencillamente gestos como llevar las manos al corazón, levantar las manos hacia el cielo extendiendo tu columna hacia atrás o sentarte en padmasana para conectar contigo.

«Cuando descubres el sentimiento de gratitud, notas que puedes sentirlo en el cuerpo. Muchas personas lo sienten en el corazón o en el pecho» – Cole.

SÉ CONSCIENTE DE TU RESPIRACIÓN

Conecta con tu respiración: inhala mientras piensas en algo por lo que te sientas agradecido y exhala repartiéndolo por todo el cuerpo, o enfócalo en algo concreto o hacia una persona a la que admires, respetes o quieras dar las gracias por lo que sientes. Otro ejercicio puede ser practicar la respiración de fuego o kapalabhati: haz una inhalación profunda llenando el estómago y, al exhalar, contrae el abdomen echando el aire poco a poco, pero con determinación, por la nariz.

que significa gratitud

BUSCA UNA INTENCIÓN O SANKALPA

Proponte una intención u objetivo que tengas presente a lo largo de toda la práctica. Concentrarte en esta idea (puede ser también un mantra) te hará dejar de lado otros pensamientos que te generan tensión y mal humor, y entrar en un estado de paz interior. Practicar así no solo hará que mejores en tu práctica, sino que además sentirás que esos minutos encima de la esterilla han sido mucho más reparadores que un spa.

MEDITA

Haz una meditación al principio o al final de tu práctica de yoga. Túmbate boca arriba o ponte en posición de loto, y presta atención a tu cuerpo: cómo se siente o qué sensaciones tiene después de la práctica. Puedes ir haciendo un escaneo desde los pies hasta la cabeza, dando gracias por cada parte del cuerpo que nombres o repitiendo el mantra que hayas elegido.

PRACTICA SAVASANA

La postura del cadáver o savasana te ayudará a interiorizar toda la energía que has generado durante la práctica, y a calmar las pulsaciones. Túmbate boca arriba en el mat, dejando que caigan ligeramente los pies hacia los lados y los brazos a ambos lados del cuerpo. Respira profundamente, dejando mente y cuerpo relajados. Piensa en todos los momentos retadores de la práctica y siéntete agradecido por lo que has conseguido hoy.

Cuando termines tu clase de yoga, escribe en tu diario todo lo bueno que ha pasado en tu práctica y punta dos o tres cosas más que hayas vivido a lo largo del día, por las que te gustaría dar las gracias. El simple hecho de escribirlos es una reafirmación de que te sientes agradecido por haberlas experimentado.

Por último, te dejo alguna idea para que reflexiones:

Si alguien a quien quieres ha hecho algo bueno por ti, ¿qué puedes hacer para mostrarle tu gratitud?

Si te sientes agradecido por lo que vas a comer hoy, ¿qué puedes hacer para apoyar a aquellos que han hecho que sea posible?

Practica la gratitud meditando

Regístrate en nuestra plataforma de clases online y empieza a meditar en el agradecimiento con el programa «Aprende a meditar«. Descubre diferentes sankalpas: compasión, aceptación, amor…

Meditacion guiada