Si tu idea sobre el yoga tiene que ver con un deporte sin gracia o que es cosa de mujeres, no sabes lo que te estás perdiendo. Un hombre haciendo yoga da una imagen muy positiva. En este post te cuento por qué y te hablo de la experiencia de Borja, ilustrándola con fotos de posturas de yoga para hombres. No ser flexible no es una excusa.

Borja Carbo Castillón, un antiguo alumno de la formación de profesores de yoga en THECLASSyoga que se inició ya hace casi 12 años en esta disciplina nos cuenta cómo se inició en el yoga: «Desde siempre me ha atraído. Mi primera clase de yoga fue de hatha yoga, pero como algo puntual. Al principio no me enganchó, supongo que no era el momento adecuado… Sin embargo, años mas tarde, ya en Madrid, empecé a practicar yoga como complemento a otros deportes y en ese momento encontré algo muy diferente que se empezó a despertar en mí. Ahí es cuando empecé a practicar en un estudio. Y fue ya en THECLASS, gracias al ambiente y los profesores, donde mi práctica se convirtió en un hábito diario».

En Europa el yoga se practica en su mayoría por mujeres. De hecho, tanto las marcas de ropa como la publicidad de determinadas compañías o influencers se enfocan siempre en las mujeres cuando se habla de yoga. Pero, por suerte, esto está cambiando y la presencia de los hombres y las mujeres en las clases de yoga se está compensando cada vez más.

La presencia de hombres y mujeres en yoga

Hoy en día la mujer ha encontrado un lugar de refugio donde puede dedicarse tiempo, aunque esta disciplina fue desde un principio creada y dirigida para los hombres. El yoga ha sido transmitido por hombres y para hombres, quedando relegada a un segundo plano para las mujeres.

Es más, durante mucho tiempo la práctica de yoga se prohibió a las mujeres y aún a día de hoy existen algunos «ashrams» o comunas en la India en las que está vetado el acceso a las mujeres.

Los beneficios que aporta son innumerables y el yoga no entiende de sexos.

Con el tiempo, después de la Primera Guerra Mundial se fueron creando las famosas “escuelas de yoga” en Europa y en el resto de continentes, gracias a maestros como Swami Vishnudevananda que se encargaron de difundirlo, y en las cuales se enseñan los pasos específicos de la práctica, como las posturas o asanas, las respiraciones y la meditación (antiguamente solo se enseñaba filosofía).

Sí que es verdad que en sus inicios estas escuelas no eran tan populares dentro de la sociedad occidental como lo son ahora, pero en los años 70 comenzaron a cobrar popularidad hasta llegar a donde se encuentran actualmente. En este sentido, Borja nos cuenta que «en Occidente, las mujeres son una gran mayoría en todas las salas, pero anteriormente nunca fue así; de hecho, la gran mayoría de nuestros maestros en India eran hombres. No obstante, estoy seguro de que poco a poco irá cambiando y de que llegará un momento en el que se practique indistintamente».

yoga para hombres principiantes

Foto: @borjacarbo

No obstante, el yoga para hombres actualmente sigue siendo para muchos un tabú. Y es curioso que una disciplina como el yoga, creada por y para los hombres, ahora sea en su mayoría practicada por mujeres. Y es que, mientras en algunos países los hombres van sumándose al colectivo, en otros son las mujeres las que predominan.

El yoga me ha cambiado no solo fisicamente, sino también mentalmente; ha hecho que sea mucho más consciente en el día a día, practico la paciencia, la disciplina, el ego, el control ante una situación de estrés… Sin darme cuenta he ido cambiando hasta mi alimentación – Borja.

A pesar de todos los beneficios que aporta el yoga en los hombres, en Occidente siguen siendo muchas más las mujeres que practican, mientras que en Oriente el yoga para hombres es una realidad instaurada.

Flexibilidad y elasticidad. Por qué los hombres no hacen posturas de yoga

Vuestro cuerpo suele suele ser menos flexible que el de la mujer. Pero si, además, sois más propensos a practicar en un gimnasio, cada vez se endurecen más los músculos, perdiendo con ello flexibilidad. Lo bueno es que gracias a determinadas posturas de yoga (invertidas, de equilibrio…), los hombres podéis ganar mucha flexibilidad y elasticidad.

Así lo cree también Borja, que nos cuenta que «ser hombre tiene sus ventajas y desventajas; supongo que por nuestra naturaleza tenemos mas fuerza para poder hacer según que asanas. En cambio, muchos tenemos en un inicio menos flexibilidad de caderas, por poner un ejemplo, pero es algo que vas consiguiendo con el paso del tiempo».

yoga para cuidar la mente y aumentar el sentido del humor

Foto: @borjacarbo

Quizás algunos de los motivos que hacen que los hombres no se animen a practicar pueden ser:

  • La presencia mayoritaria de mujeres en las salas de yoga: la sensación de muchos de vosotros las primeras veces es que se trata de una práctica para mujeres.
  • Pensar que el yoga es una disciplina poco exigente comparada con otras actividades, como suele ser el gimnasio: normalmente, os suele atraer más trabajar la forma física, sin saber que con el yoga podéis conseguir iguales o mejores resultados.
  • Un «deporte» aburrido: muchos puede que penséis que es un «deporte» totalmente aburrido, lento y poco exigente; esto es porque no lo habéis probado.
  • Eso de que «el yoga solo sirve para aquellos que tienen flexibilidad«. Si a esto se añade que, por las características genéticas, los hombres son más fuertes y soléis tener menos flexibilidad que nosotras, produce aún mayor reticencia a probarlo. ¡El yoga es para los no flexibles!
  • La imagen de «hombre blando y tranquilo«. Adjetivos que le encantan a nuestro ego. El yoga es totalmente contrario al mundo competitivo que muchas veces rodea los deportes masculinos. Es verdad que el yoga no fomenta eso de competir por competir (el destierro del ego, la ausencia de espejos), pero poco a poco quienes os animáis a practicarlo comenzáis a ver otras cosas buenas que trae consigo.
  • Falta de compatibilidad con otros deportes. Falso; gracias al yoga, trabajarás la fuerza, la elongación y la flexibilidad muscular, lo cual será un plus en el gimnasio, running, deportes como ciclismo, natación, rugby, baloncesto, etc.

Estas creencias que he comentado, y que suelen ser muy comunes, son totalmente falsas. Si no me crees, prueba con una clase de yoga por semana y verás los beneficios que aporta a tu vida en general.

Para mí el yoga no es un deporte, pero si alguien que se inicia lo quiere ver así solo puedo decirle que es sin duda la disciplina más potente que he encontrado – Borja.

Lo que sí es verdad es que, al igual que pasa con otros deportes o ejercicios físicos, supone ciertos sacrificios y puedes encontrar algunos obstáculos. «La disciplina en la práctica diaria es uno de los mayores retos que me he encontrado; el compromiso ha de ser regular para obtener todos los beneficios que tiene, da igual que sea un día a la semana, dos o seis, lo importante es practicar», explica Borja.

Yoga para ponerse en forma. Beneficios

En las clases que impartimos en THECLASSyoga son muchos los hombres que se animan a probarlo; la valentía que supone enfrentarse a la soledad del mat y no tener un espejo donde engrandecer al ego, hace que sea un reto que muchos quieran probar. Además, estar rodeados de chicas guapas suele ser también un motivo de enganche… 😉

Este afán de competitividad que he comentado genera ansiedad, mientras que la práctica de yoga hace precisamente lo contrario: desarrolla una gran conciencia corporal, baja los niveles de estrés y ansiedad y ayuda a ponerse en forma.

Si, además, eres un «tío» con cierto sentido del humor y practicas con un profesor también cercano y divertido, puedes incluso sacar partido de tu rigidez y falta de flexibilidad echándote unas risas, porque como decía Tomás Moro: «Felices los que saben reírse de sí mismos porque nunca terminarán de divertirse».

rutinas de ejercicio para ganar flexibilidad y elasticidad

Foto: @borjacarbo

Además, y sabiendo que este también suele ser un tema recurrente, se ha comprobado que los hombres que practicaban yoga durante varias semanas mejoraban su función sexual.

Estos beneficios eran consecuencia de haber mejorado los músculos de la pelvis y el estado de ánimo, entre otros. Asimismo, gracias al yoga:

  • Habrá menor riesgo de que desarrolles síntomas relacionados con la próstata, pues algunas posturas ayudan a aliviar los dolores derivados de ello.
  • Te conocerás mejor a ti mismo y manejarás mejor tus emociones, que normalmente no soléis mostrar de una forma tan expresiva como nosotras.
  • Mejorarás la concentración: hacer posturas (sobre todo de equilibrio), pranayamas y técnicas de relajación y meditación hará que te enfoques solo en el ahora, y no en las llamadas de tu jefe.
  • Mejorarás tu rendimiento en otras actividades físicas.

Sin embargo, y como digo siempre en los post, debes tener cuidado, ser paciente y no buscar la mejor versión desde el principio. «Yo me he encontrado con algunas lesiones, seguramente fruto de mi impaciencia, por forzar y querer llegar mas lejos de lo que me tocaba en ese momento. Esto también tiene su punto positivo: aprendes a practicar siendo mucho más consciente y a observar cada movimiento», comenta Borja.

A través de la recuperación y reparación de tejidos y de la flexibilidad que vas ganando día tras día, podrás hacer un mejor uso de tus músculos en tus ejercicios (bien de yoga o de otro deporte).

Practicar posturas de yoga ha ayudado a fortalecer el cuerpo y los músculos, a aumentar mi flexibilidad y a ser capaz de relajarme.

A nivel mental, tanto hombres como mujeres sufrimos constantemente de estrés o de otras presiones mentales: el ambiente de trabajo o la propia oficina, los atascos, los medios de transporte colapsados, la familia… son situaciones que desafían a diario nuestra paz mental y tranquilidad. Pero, sin tratar de generalizar, suele ser a los hombres a quienes más les cuesta admitirlo y buscar una salida.

A través del yoga, podrás calmar tu mente, ordenar tus pensamientos y establecer prioridades.

Por qué practicar yoga para hombres

¿Por qué a algunas mujeres les parecen tan atractivos los hombres que practican yoga? Te sorprenderías de la cantidad de mujeres a las que les llaman la atención los hombres que se animan con el yoga, ya que en general los hombres que practican yoga parecen fuertes y con temperamento suave y amable.

Además, y al contrario de lo que se suele creer, haciendo yoga se suda, ¡y mucho! Lo cual hace que, al contrario de los que se «matan» a trabajar brazos y trapecios en el gimnasio, los que practican yoga tengan un cuerpo más tonificado y proporcionado. Y esto, para muchas mujeres, es mucho más atractivo.

Otro de los aspectos que nos encantan es que tienen una mentalidad abierta. No suelen pensar que el yoga es solo para las mujeres, lo cual les diferencia del resto que piensan que sí lo es.

No son el típico estereotipo. Además de cuidar su cuerpo, se preocupan por cuidar su mente y transmiten muy buena energía. Notas cómo su vida no gira solo en torno a las cosas superfluas, ya que se preocupan también por su estado interior y por el equilibrio entre mente y cuerpo.

yoga para ponerse en forma

Foto: @borjacarbo

También saben cómo hacer frente a los momentos de estrés; no todos saben (sí, muchas mujeres tampoco, pero en este caso hablamos de vosotros) y se dejan llevar por los nervios, la ansiedad… Los hombres que practican yoga suelen ser más prudentes y piensan con mayor claridad ante estas situaciones, lo que les permite actuar con calma, incluso en situaciones difíciles.

Son pacíficos, sensibles y personas con las que te relacionas de una forma sana y especial.

Yoga para hombres principiantes

Pero, para que veáis que no es obsesión mía por introduciros en el yoga, os dejo un consejo del propio Borja, de hombre a hombre: «te recomiendo que primero pruebes, que encuentres el estilo o los estilos de yoga que más se adaptan a ti; que busques un estudio cómodo y un profesor o profesora con el que conectes. A partir de ahí empieza todo».

Y como prueba de ello, Borja ahora es profesor y desde entonces sigue formándose con su profe Aleix Griño, practica ashtanga yoga seis días a la semana. Actualmente reside en Barcelona e imparte clases semanales de ashtanga y rocket yoga en dos estudios de allí.

«Principalmente, me decidí a hacer la formación porque quería profundizar y aprender un todo sobre yoga (historia, filosofía, anatomía, secuencias, ajustes, etc.). La formación que realicé con Lucía me encantó; tanto ella como todo el equipo de profesores que lo impartió me pareció superserio y profesional».

Borja no empezó siendo flexible, ni le entusiasmó desde el primer día ni tenía un nivel avanzado. Era principiante y era hombre, y el yoga le cambió la vida.

Te dejo esta clase del canal de YouTube de Lucía Liencres, guiada por nuestro profe David, para que trabajes posturas de equilibrio, donde la fuerza en los brazos, el abdomen o las piernas será un gran aliado.

En otros sobre yoga puedes encontrar más post relacionados.

Empieza a trabajar la fuerza con nuestro profe David

Regístrate en nuestra plataforma de yoga online y filtra por objetivo, duración, intensidad o profesor… ¡Disfruta de todos los programas disponibles!

yoga para hombres y sus beneficios