Aprende todo sobre yoga integral: qué es, en qué consiste, cómo sería una clase, beneficios y consejos para una unión perfecta de asanas, pranayama y movimiento

Una de las primeras dudas que me surgió cuando empecé a interesarme por el yoga fue qué tipo de yoga practicar. Cuál estaba hecho “para mí”.

Ahora sé que no hay un yoga para cada uno de nosotros, sino que eres tú quien hace del yoga su propia práctica. Aun así, existen tantos tipos que siempre encajarás más con uno que con otro, o con varios (yoga integral).

En el yoga pasa un poco como con la comida, que de una misma receta hay varias versiones; unas que se enfocan más en las asanas o posturas, y otras que ponen el foco en acompasar la respiración con el movimiento, por ejemplo.

Después de leer mucho acerca del tema, y de informarme sobre los otros tipos de yoga, he ido entendiendo mejor en qué consiste, estableciendo cuáles van mejor con lo que estoy buscando y qué es lo que debo hacer para incorporarlos en mi vida.

Y por eso quiero compartirlo contigo, para que tengas una idea clara sin volverte loco buscando información por internet. A continuación te explicaré:

  • Qué es el yoga integral y de dónde viene.
  • En qué se basa y qué lo diferencia de los demás.
  • Empezar a practicar yoga integral (mi propio consejo).
  • Cómo sería una secuencia o clase de yoga integral.

Qué es el yoga integral

Si buscas la definición de yoga integral en internet, te saldrá lo siguiente:

“También llamada yoga supramental, es el yoga basado en la filosofía y práctica de Sri Aurobindo y La Madre”.

O:

“El yoga integral es una combinación de diferentes herramientas con las que, utilizadas en su conjunto, obtenemos mayores beneficios (…) para vivir no solo en la sala de yoga si no también en la vida diaria”.

… Ahora es cuando se te queda cara de suricato.

descubre qué es el yoga integral con clases de relajación y pranayama en yoga
Está claro que estas definiciones son de todo menos aclaratorias; por lo que me gustaría explicarte cómo lo veo yo: el yoga integral es, por ejemplo, como la harina integral, que se elabora con el grano entero, sin refinarlo para mantener su esencia y sus valores nutricionales y energéticos.

Es decir, en el yoga integral participan todos los aspectos principales de la persona, sin prescindir de ninguno de ellos, para poder alcanzar mejor su objetivo: avanzar hacia la liberación o samadhi.

Nace en el sur de la India, se dice que de la mano de Shri Aurobindo, un maestro de yoga, poeta y filósofo indio, junto con Mirra Alfassa, quienes desarrollaron conjuntamente la teoría de una nueva forma de entender el yoga.

En qué se basa y qué lo diferencia de los demás

El yoga antiguamente tenía distintos métodos: algunos trabajaban más en la parte mental y otros en la parte física o en la espiritual del ser humano; y el yoga integral lo que hizo fue combinarlos para establecer un método (de todos esos métodos) que integrara las técnicas físicas, mentales y espirituales de cada uno de ellos.

Con todo esto lo que quiero decir es que el yoga integral moviliza todos los recursos que tienes disponibles. Del mismo modo que en tu vida combinas salud, alimentación, espiritualidad, psicología, etc., el yoga integral combina diferentes aspectos (mente, cuerpo, alma…) y los integra en forma de técnicas (asanas, meditación, relajación…).

El yoga es muy democrático, está hecho a la medida de la persona que lo ejercita B.K.S. Iyengar.

Es decir, se trata de que combines todo ello de la mejor manera posible en tu práctica, sin desaprovechar nada (como la harina); aunque siempre puedes enfocarte más en aquellos aspectos de la práctica que te vayan mejor por tu carácter, condición física, valores, etc.

Este tipo de yoga no tiene como propósito ningún tipo de asana físico, técnicas de respiración (pranayamas) o movimientos extremos, sino que se basa más en lo psicológico, en la reflexión interna y en el autoanálisis.

Trata de integrar las asanas junto con todas las demás técnicas de yoga (pranayama, relajación, meditación, kriyas…), pudiendo comenzar un camino hacia el samadhi por cualquier parte: desde la física, la mental o la espiritual.

Empezar a practicar yoga integral

Antes de continuar, quiero dejar claras dos cosas:

  1. Nadie va a practicar yoga por ti: cuántas veces dices (y yo la primera hasta hace unos meses) que quieres un cambio en tu vida, o que no te gusta la vida que estás llevando o que estás cansado de tu rutina. Decirlo te ayuda a descargar frustración, pero no a curarla. Quienes te escuchan no van a hacer yoga por ti, ni van a hacer los cambios que quieres (y que necesitas) en tu vida.
  2. Qué es lo que no quieres: es muy fácil hablar de qué es lo que quieres; como dirían en Argentina: “soñar está bonito”. Pero ¿y si te preguntas a ti mismo lo que no quieres? ¿Sabrías contestar esta pregunta? Yo tengo muy claro que no quiero llegar a los 60 preguntándome qué he hecho con mi vida; no quiero levantarme todos los días sin ganas; no quiero quejarme, no quiero ser desagradecida con lo que tengo, no quiero levantarme después de teletrabajar y que me duela todo el cuerpo. Y un largo etcétera.

El yoga es 99 % práctica y 1 % teoría – Sri Krishna Pattabhi Jois.

Como bien dice Ángel Alegre, «no puedes esperar que tu jefe se dé cuenta de lo mucho que vales y te duplique el sueldo, ni que tus padres entiendan que vayas a dejar un empleo seguro para dar la vuelta al mundo», o que empieces a practicar yoga solo soñándolo. Sí, es cierto, no puedes esperarlo, pero sí puedes hacer algo para cambiarlo. Solo tú puedes conseguir la vida que quieres.

Por eso, para empezar a practicar te dejo mi propio consejo:

PONTE A PRACTICAR.

prueba una clase de yoga completa con diferentes tipos de pranayama y conoce para qué sirve el yoga

Empieza por donde quieras, pero empieza. Recuerda que cuando uno quiere, saca tiempo; cuando no, saca excusas. Y para que te resulta más fácil sacar tiempo que excusas, aquí te dejo algunos consejos:

  • Acepta que tu cuerpo será un palito los primeros días, semanas o meses. No importa el tiempo; ¡lo importante es que poco a poco eso irá cambiando sin que te des cuenta! Y, si aun así no te convences, piensa que de no hacerlo seguirás siendo un palito para siempre 🙂
  • Deshazte del miedo a fracasar, a no hacerlo bien, a que te juzguen… La única persona que lo hará será tu propio ego.
  • Deja de lado las tareas improductivas: la prioridad la pones tú. Todos los días tienen 24h, ni una más ni una menos. Tú eliges qué hacer con ellas.
  • Crea tu propio espacio en casa: tener un sitio reservado para ello hará que cuando estés practicando te crees un aura de concentración y de relajación. Un momento exclusivo para ti (y para quien hayas logrado convencer para que practique contigo).
  • Cómprate una esterilla o mat: tener el material y gastarte dinero en ello hará que tengas la motivación suficiente para empezar.
  • Planifícate: apunta en el planning semanal cuántos días practicarás y cuánto tiempo. No te fustigues si no lo consigues, pero tampoco adoptes como lema el “lo importante es la intención” porque “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Y más si se trata de tu propia salud.
  • Si este es el primer tipo de yoga del que oyes hablar, adelante: empieza por yoga integral. Lo bueno de combinar diferentes técnicas, como he comentado, te servirá quizás para darte cuenta cuáles conectan más contigo y cuáles menos. Si te gustan más unas asanas u otras (esto influirá en el estilo de yoga que probablemente encaje más contigo), etc.

Cómo sería una clase de yoga integral

Si lo que te gusta es una práctica completa que no solo se base en la asana, sino que además tenga una base filosófica y energética muy presentes, este es el tipo de yoga que cumple con ello.

Pero, aun así, estarás pensando: “ya ya, pero dime qué es lo que voy a tener que hacer, a qué voy a tener que enfrentarme”.

Vale, pues una posible secuencia o estructura de clase de yoga integral podría ser esta:

Activación del prana o energía.
Surya namaskar o saludo al sol.
Asanas o posturas de yoga.
Relajación.
Meditación.
Cierre con un enfoque filosófico.

Cabe destacar que las asanas que se suelen hacer en este tipo de clases son características del hatha yoga, como el perro boca abajo, el guerrero II o la media luna.

Una buena forma de unirte a este tipo de práctica puede ser nuestro programa de yoga integral.

Beneficios del yoga integral

  • Mejora la circulación de la sangre oxigenando todo el cuerpo.
  • Produce un masaje a nivel interno.
  • Con él se trabaja el equilibrio, volviéndose uno más fuerte y flexible.
  • Activa el pensamiento positivo y el optimismo.
  • Aumenta la autoestima y la confianza en uno mismo.
  • Genera un cambio a todos los niveles en tu día a día: alimentación, relaciones sociales, relación con uno mismo…
  • Ayuda a reducir el estrés, aliviar síntomas de depresión…
  • Aporta energía y rejuvenece el cuerpo.
  • Calmar la mente.
  • Ayuda a tomar conciencia de lo que nos rodea: a vivir despiertos.

Clase de yoga integral online gratis

En este vídeo nuestra profe Alejandra te enseña cómo sería una clase completa enfocada en las cintura pélvica y escapular. ¡Disfrútala!

Apúntate en THECLASSyoga

¿Aún no estás «in»?

Apúntate a nuestro programa de clases premium en nuestra web y disfruta de todos los programas; más de 270 clases grabadas disponibles y clases en directo. Descubre el programa de «Arquitectura del asana en la pared» para trabajar posturas de pie, extensiones técnicas y equilibrios de brazos.

hatha yoga madrid