Recupera la flexibilidad y elasticidad que habías perdido con asanas y estiramientos de yoga para espalda, piernas y articulaciones, y disfruta de los beneficios

La flexibilidad se suele definir como la capacidad de tus articulaciones para hacer un movimiento concreto con la mayor amplitud posible. Dicha capacidad depende de aspectos como el tipo de articulación y la elasticidad de los músculos para estirarse.

Todo esto es mucho más fácil cuando somos niños, con eso de que «son como plastilina». Pero con el paso del tiempo, la mala postura corporal, el trabajo, etc. se va perdiendo esa capacidad.

Si eres de los que piensan: «no puedo hacer yoga porque no soy flexible«. Tranquilo, la flexibilidad se puede trabajar. De hecho, el yoga es «para los que no son flexibles».

¿Por qué el yoga ayuda a la flexibilidad?

Hacer yoga produce diversos beneficios, entre los que destaca aumentar la flexibilidad que tanto hemos perdido con el paso de los años. Esta mejora elimina la rigidez corporal, mejor la postura y nos ofrece mayor equilibrio, tanto mental como físico.

Asanas de yoga para ser más flexible

Existen numerosos ejercicios de yoga, así como estiramientos, para ser más flexibles y encontrar el equilibrio entre fuerza y flexibilidad.

tabla de yoga para principiantes en baja forma

Eso sí; los resultados nunca vienen solos. Por lo que para notar poco a poco los beneficios y no frustrarte por no ver resultados, te recomiendo practicar al menos 3 días a la semana, aunque solo sean 20 minutos. Verás cómo poco a poco llegas con más facilidad a las posturas finales.

A continuación te explico algunas posturas que puedes hacer, tanto si eres principiante o avanzado.

ADHO MUKHA SVANASANA

Postura del perro boca abajo. Colócate en cuatro apoyos, con las manos al ancho de los hombros y rodillas alineadas con la cadera. Desde aquí, sube la cadera hacia el techo estirando la espalda completamente, de forma que crees un triángulo con tu cuerpo. Relaja los hombros y la cabeza. Si no llegas a apoyar las plantas de los pies en el suelo, flexiona un poco las piernas. Leer el post completo aquí.

PRASARITA PADOTTANASANA

Postura del gran ángulo. Es una postura de inversión que busca el estiramiento de piernas, sobre todo de los isquios, y la columna. Colócate en tadasana, separa las piernas al ancho de las caderas y flexiona el tronco hacia delante sin curvar la espalda, hasta que toques con las manos el suelo. Si no llegas, ayúdate poniendo bloques. Leer el post completo aquí.

UTTANASANA

Postura de la pinza. Es una de las primeras asanas que se aprenden en las clases de yoga, ya que forma parte de los saludos al sol, por ejemplo. Es una postura que se hace de pie, juntando las piernas y flexionando el tronco hacia delante, hasta tocar las puntas de los dedos del pie con las manos (si no te es posible, flexiona un poco las piernas y mantén la espalda estirada). Leer el post completo aquí.

EKA PADA RAJAKAPOTASANA

Postura de la paloma. Ponte de rodillas en el mat, lleva la pierna derecha hacia delante flexionada y apóyala en el suelo. Dobla la pierna izquierda y arquea la espalda hasta que sujetes el pie izquierdo con las manos. Es una postura que se hace en el suelo para abrir las caderas. Leer el post completo aquí.

BHUJANGASANA

Postura de la cobra. Es una postura de extensión de la columna, donde se trabaja espalda, brazos, muñecas, abdomen y glúteos. Tumbado hacia abajo, pon las manos a la altura de los hombres y, con fuerza, sube el tronco hacia arriba y mira hacia delante, concretamente hacia la punta de tu nariz. Para profundizar más, estira por completo los brazos. Leer el post completo aquí.

para que sirve el yoga y cuando se notan los beneficios

¿Qué yoga es mejor para la flexibilidad?

Cualquier tipo de yoga te ayudará a ir ganando flexibilidad poco a poco. Si eres principiante, te recomiendo empezar por hatha yoga o por yin yoga, los cuales se caracterizan por hacer posturas más estáticas donde podrás profundizar y trabajar la fascia, un elemento muy importante a la hora de aumentar la flexibilidad.

¿Qué diferencia hay entre flexibilidad y movilidad?

La movilidad articular es la capacidad para mover una articulación activa a través de un rango de movimiento mientras que la flexibilidad es la capacidad de un músculo o grupo de músculos para alargar de forma pasiva a través de un rango de movimiento.
Todas ellas puedes mantenerlas más tiempo si te apetece y estás cómodo, sin olvidarte de prestar atención a la respiración y sin forzarlas.

Una buena forma de unirte a este tipo de práctica también puede ser nuestro programa de Vinyasa flow.

Beneficios de ganar flexibilidad con yoga

Aunque la flexibilidad es un factor importante en determinadas posturas, no debes olvidar trabajar otros aspectos también necesarios, como la resistencia, la fuerza o la respiración. Algunos de los beneficios que notarás en tu rutina diaria son:

  • Mejora tu salud física y mental.
  • Hace que tengas una vida menos sedentaria y más activa.
  • Fortalece las articulaciones y mejora la psicomotricidad.
  • Es más difícil que tengas lesiones.
  • Corrige la postura corporal.
  • Reduce la tensión acumulada.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Serás una persona más flexible, no solo a nivel físico, sino también mental.

Trabaja la flexibilidad a nivel global, es decir, de todo tu cuerpo, para encontrar el equilibrio perfecto y disfrutar de todos los beneficios. En función de la clase que hagas, encontrarás ejercicios y estiramientos enfocados en diferentes partes del cuerpo. Combínalas y no hagas siempre la misma 😉

Programa para principiantes: gana flexibilidad

Regístrate en la plataforma online y disfruta de todas nuestras clases grabadas. Descubre Movement therapy, un programa de yoga dinámico de 3 clases de 1 hora para moverte y divertirte, además de trabajar todo el cuerpo y aprender nuevas posturas. ¡Perfecto para principiantes!

hacer ejercicios y y estiramientos de yoga: principiantes paso a paso