En este post descubrirás qué es yoga terapéutico, cuál es la diferencia con el yoga restaurativo, cómo se trabaja y cuáles son sus beneficios físicos y mentales

Gracias a la colaboración con Beatriz Pérez Carmona, nuestra profe de filosofía en THECLASSyoga, he podido hacer este y otros post sobre distintos tipos de yoga (algunos más espirituales) para que dispongas de las herramientas necesarias para poder empezar a practicarlos.

La enfermedad desde el punto de vista del yoga

Desde la perspectiva del yoga percibimos el dolor como una señal de nuestro cuerpo, una señal que nos indica que algo no va bien. Cada señal, en realidad, es una búsqueda de nuestra naturaleza para volver a la armonía; que en definitiva es el estado natural de nuestro organismo. Cualquier desarmonía o enfermedad genera un gasto de energía que nuestra naturaleza intenta compensar tirando de los recursos de nuestro sistema, agotándolo y entrando en una rueda de desajustes y enfermedades. En definitiva, en un desequilibrio.

¿Qué es el yoga terapéutico?

El yoga terapéutico tiene como objetivo mejorar, aliviar o sanar ciertas dolencias musculares (lumbares, cervicales…) u otros problemas de salud (problemas digestivos o renales, insomnio, cefaleas…). Es decir, un tipo de yoga que busca la recuperación de la persona física, mental y emocionalmente, renovando su energía.

¿Cuál es la diferencia con el yoga restaurativo?

El yoga restaurativo es un tipo de yoga pasivo que no se centra en estirar o activar el cuerpo, sino en calmar la mente y el cuerpo. Realmente, el yoga restaurativo es un tipo de yoga terapéutico o “yoga de descanso”.

¿Cómo se trabaja en yoga terapéutico?

A través del yoga terapéutico intentamos compensar este desequilibrio que desencadenan las lesiones y las enfermedades y lo hacemos a través de múltiples herramientas: asanas, pranayamas, kriyas, mantras…, incluso aunque solo practiquemos asanas como algo “meramente deportivo” habría una influencia más allá del cuerpo físico.

descarga yoga restaurativo pdf y aprende posturas de yoga individuales

  • Se percibe la enfermedad desde una visión amplificada poniendo en contexto la dolencia de la persona; se relacionan estructuras que aparentemente no tienen relación entre sí.
  • La sanación siempre dependerá del alumno; el yoga puede ayudarle a cambiar patrones dañinos para su salud, pero es el alumno el que debe responsabilizarse de su sanación.
  • Desde el yoga terapéutico abarcamos todos los planos de la existencia.
  • Lo ideal es trabajar a nivel individual (vini yoga) para adaptar la práctica a las condiciones de cada persona o, en todo caso, con un grupo muy reducido de alumnos para personalizar al máximo la práctica
  • La ciencia del yoga se complementa con el ayurveda donde la compensación es la base de la sanación; no podemos luchar contra nuestra naturaleza, sino usarla como punto de partida para crear una vida más saludable.
  • El objetivo es liberar al alumno de dukha (espacio no confortable) y proporcionar sukha (espacio confortable). Un cuerpo que tiene restricciones necesita libertad.
  • Empezamos con asana, pero la idea es trasladar el yoga a la vida cotidiana a través de mudras, bandhas, pranayama y mantras accedemos al sistema nervioso, a la observación de nuestros pensamientos y emociones y a la manera en la que reaccionamos ante estos hechos. El cuerpo físico (prakriti) es una maravillosa herramienta para acceder al conocimiento de nuestro verdadero yo, aquel que es inmutable (purusha). Cada paso en yoga entrena a nuestro observador interno y nos acerca a nuestra realidad.
  • En una clase de yoga terapéutico usamos todo tipo de accesorios como sillas, bloques o cinturones…, y a veces los movimientos son más propios de la fisioterapia que del yoga.

¿Cómo es una clase de yoga terapéutico?

Mediante la práctica de diferentes posturas de yoga se trabajan las dolencias no solo físicas, sino también a nivel mental y emocional. Se corrige la postura corporal y se empieza a entender la estructura y el funcionamiento del cuerpo, viendo así las posibilidades que existen para cada persona y sus necesidades u objetivos; algo imprescindible en yoga terapéutico para poder adaptar la práctica.

Por regla general, estas clases suelen tener una duración de una hora u hora y media. Pueden ser grupales (no muy numerosas) o, como es habitual, individuales o al menos trabajar de forma individual con cada persona, de manera personalizada para poder actuar directamente sobre los problemas o necesidades de cada persona. Destacan sobre todo la meditación y la relajación, pues son prácticas más suaves y, por tanto, menos dinámicas.

Se suele empezar con posturas de flexión y torsión para flexibilizar el cuerpo y ampliar el rango de movimiento en general. Después, se hacen posturas sentado, pudiendo usar apoyos como bloques, mantas, cojines, sillas… para facilitar la práctica de las asanas y no forzar. Por último, se termina con posturas básicas de hatha yoga.

¿A quién va dirigido?

A todas aquellas personas que por su dolencia o enfermedad no puede seguir una clase general grupal o que sienten que a través del yoga pueden mejorar su calidad de vida en relación a sus patologías sean éstas físicas o mentales como el estrés, ansiedad o depresión.

Viniyoga: libros

Comparto contigo una serie de libros que te serán de ayuda para ampliar conocimientos e introducirte en este tipo de yoga más terapéutico:

  1. El yoga terapéutico: posturas y ejercicios para aliviar el dolor y curar las dolencias.
  2. Yoga terapéutico: practicar yoga desde un enfoque más amplio; no solo teniendo en cuenta las posturas, sino cómo llevas esa práctica a tu vida y cómo te relacionas contigo mismo y lo que te rodea.
  3. Los valores terapéuticos del yoga: cómo comprender y aliviar el dolor a través de las técnicas del yoga.
  4. Yoga: las 100 mejores poses de yoga: para aliviar el estrés, aumentar la flexibilidad y fortalecer el cuerpo.
  5. Yogaterapia.

¿Cuáles son los beneficios del yoga terapéutico?

Se puede decir que los beneficios se perciben en forma cíclica: las mejoras mentales se trasladan al cuerpo físico y, a su vez, estas mejorías físicas son beneficiosas para la mente.

  • Aumenta la capacidad pulmonar.
  • Disminuye las cefaleas.
  • Regula la presión arterial.
  • Ayuda a adelgazar.
  • Fortalece los huesos.
  • Aumenta la flexibilidad y ayuda a mejorar la postura corporal.
  • Favorece la respiración nasal.
  • Mejora el equilibrio.
  • Reduce el nivel de azúcar en sangre (diabetes).

Apúntate en THECLASSyoga

¿Aún no estás «in»?

Apúntate a nuestro programa de clases premium en nuestra web y disfruta de todos los programas; más de 270 clases grabadas disponibles y clases en directo. Descubre todos los programas disponibles para principiantes pinchando en «Nivel», en el desplegable «Principiante» o bien «Empiezo desde cero».

posturas de rotacion yoga