Conceptos básicos para empezar a practicar yoga

En este artículo haré un repaso de todo lo que necesitas saber para empezar a practicar yoga; qué tipos hay, quién puede practicar, qué necesito, cuándo es mejor practicar…

Sembrad enseguida la semilla de los buenos hábitos. Crecerá poco a poco – Sivananda.

Todas las posturas son difíciles, no hay ninguna fácil. Pero ¿quién dijo que fuera imposible? Es importante que sepas, y tengas presente durante tu práctica, que todas tus acciones son semillas que tarde o temprano darán sus frutos.  Si te cansas, descansa. El yoga es lento: un camino para toda la vida.

Pero para que puedas recorrer ese camino, quiero compartir contigo estas herramientas.

Qué tipo de yoga elegir

Como comenté en un post anterior, no hay un yoga para cada uno de nosotros, sino que eres tú quien hace del yoga su propia práctica. Aun así, existen tantos tipos de yoga que siempre encajarás más con uno que con otro, o con varios.

En el yoga pasa un poco como con la comida, que de una misma receta hay varias versiones; unas que se enfocan más en las asanas o posturas (hatha yoga), y otras que ponen el foco en acompasar la respiración con el movimiento (vinyasa yoga), por ejemplo.

Hay muchísimos tipos de yoga, pero a modo de resumen te contaré que, a pesar de que existan muchos tipos, las asanas o posturas siempre serán las mismas; lo que cambia es la dinámica. Entre muchos otros, puedes encontrar:

  • Vinyasa yoga: en esta práctica tratamos de fluir de una postura a otra a través de la respiración.
  • Ashtanga yoga: basado en enseñanzas antiguas, sigue una secuencia fija mucho más estricta que el vinyasa yoga, aunque también acompasa los movimientos con la respiración.
  • Jivamukti yoga: en sánscrito significa “liberación en vida”, y es una práctica muy dinámica y energética que mezcla la filosofía del yoga con la meditación.
  • Rocket yoga: mezcla posturas de las diferentes series de ashtanga. Y lo más característico es la intensidad, la fuerza y la vitalidad que nos aporta.
  • Yin yoga: una práctica esencial para el equilibrio de la práctica activa (yang). Aquí mantenemos las poses de yoga entre 3 y 5 minutos para trabajar las capas más profundas del cuerpo.

Es decir, se trata de que combines aquello que más conecta contigo de la mejor manera posible en tu práctica, aunque siempre puedes enfocarte más en aquellos aspectos de la práctica que te vayan mejor por tu carácter, condición física, valores, etc. Y eso será lo que marque el tipo de yoga que acabes eligiendo.

Quién puede practicar

Todo el mundo puede practicar yoga, salvo si:

  • Eres un vago.
  • Tienes una lesión importante.

Una cosa que está clara en yoga es que nadie va a practicar yoga por ti. Cuántas veces dices (y yo la primera hasta hace unos meses) que quieres un cambio en tu vida, o que no te gusta la vida que estás llevando o que estás cansado de tu rutina.

El yoga no quita tiempo, da tiempo – Ganga White.

Decirlo te ayuda a descargar frustración, pero no a curarla. Quienes te escuchan no van a hacer yoga por ti, ni van a hacer los cambios que quieres (y que necesitas) en tu vida.

No soy flexible, ¿puedo practicar?

Precisamente el yoga es para los que dicen «yo no soy flexible»

Y la razón es que el yoga es para ganar flexibilidad. Lucía siempre dice que ella hace seis años no llegaba al suelo, y mírala ahora. El yoga es absolutamente para todo el mundo; olvídate de ese pensamiento y de otros como “a mí me gusta un ejercicio más intenso”, “no necesito relajarme” o “eso no es para mí”, ¡porque sí lo es!

Da igual si eres hombre o mujer, adolescente o adulto, si estás embarazada o si nunca has hecho ejercicio; no busques avanzar rápidamente, este es un camino lento y del que te aconsejo que disfrutes. Poco a poco irás encontrándote y sintiéndote más a gusto con tu práctica, creéme.

Es normal que te duelan las posturas de yoga. La flexibilidad se gana, pero hay que trabajarla. El mensaje no tiene que ser: «no puedo practicar porque no soy flexible», sino «quiero practicar yoga porque quiero ser flexible«. En yoga no solo se trabaja la flexibilidad; también se trabaja la fuerza y el equilibrio (y las tres deben estar compensadas).

Acepta que tu cuerpo será un palito los primeros días, semanas o meses. No importa el tiempo; ¡lo importante es que poco a poco eso irá cambiando sin que te des cuenta! Y, si aun así no te convences, piensa que de no hacerlo seguirás siendo un palito para siempre 🙂

Qué esterilla utilizar

Todos nos hemos topado con esa pregunta, y lo mejor de todo es que para empezar a hacer yoga solo necesitas una esterilla cómoda y antideslizante, que no resbale (grip). Por higiene, y porque cada uno de nosotros la impregnamos de nuestra energía, se recomienda usar un mat propio. Aquí te dejo un resumen de las nuestras:

  • Mat de caucho super grip: un mat ecológico, superadherente y con sistema de alineación para ayudarte en tu práctica. Está libre de siliconas, pegamentos tóxicos y PVC. Mide 185 x 68 x 4 mm grosor y pesa 2,5 kg. Lo tienes disponible en tres colores: azul, rosa y negro, y con el diseño de chakras.
  • Travel mat caucho super grip: mismas características que el anterior, pero tan solo pesa 1,5 kg y su grosor es de 2 mm.
  • Mat de microfibra: la superficie está hecha de microfibra con tintas a base de agua y la base está fabricada con caucho natural, eco-friendly, biodegradable y reciclable. Mide 178 x 61 x 4 mm de grosor y pesa 1,5 kg.

Si quieres más información solo tienes que escribir a pedidos@theclassyogashop.com

Te dejo, además, otras marcas: Jade, Liforme, Manduca Eco Pro, Bodhy o Lululemon.

Qué se trabaja en la práctica de yoga

Si ya has probado a hacer yoga, estarás conmigo en que después de las primeras clases te duele todo. Lo bueno del yoga y de todas sus variantes es que tienes la posibilidad de trabajar todas las partes de tu cuerpo (abdominales, brazos, apertura de caderas, cuádriceps, hombros, glúteos, piernas, pecho…).

También se hace mucho cardio, por lo que es ideal para tonificar y ganar masa muscular. Aunque el fin último del yoga no es ese.

Siempre hay niveles para todos (principiante, intermedio o avanzado), lo que hace que puedas evolucionar en tu práctica sin que te quedes estancado en un solo tipo o en un mismo nivel. Por ejemplo, si has estado trabajando el equilibrio, puedes enfocarte en otros aspectos como la fuerza. Del mismo modo, si has trabajado más las piernas (equilibrio) ahora puedes trabajar los brazos y abdominales con las posturas invertidas (fuerza).

Qué vas a encontrar en clase

Seguramente encuentres a mucha gente como tú, aunque también es posible que haya yoguis más experimentados. Y como seguramente veas en esto un «problema», es precisamente por eso por lo que nunca vas a encontrar un espejo, ya que los espejos acrecientan el ego, que es el fin de la autoobservación. Tú trabajas para conocerte; lo haces para ti mismo, no para los demás.

El ego

Conocerte significa dejar de lado el ego…

(…) El ego no es lo que realmente somos. El ego es nuestra auto imagen, nuestra máscara social; es el papel que estamos desempeñando. A la máscara social le gusta la aprobación; Quiere controlar, y se apoya en el poder porque vive en el temor – Deepak Chopra.

El ego en sí no es algo negativo. El problema del ego es que se basa en la identificación falsa de nosotros mismos. Muchas veces nos identificamos con nuestras ideologías y convicciones sociales confundiéndolas con lo que realmente somos.

El aspecto físico del yoga es el punto de partida para dejar el ego de lado. Una de las cosas que más me gusta de yoga es que no hay espejos y es precisamente por esto, para que el ego no “crezca”, para que aprendas a escuchar tu cuerpo y a observar tu propia evolución.

Mi consejo: deshazte del miedo a fracasar, a no hacerlo bien, a que te juzguen… La única persona que lo hará será tu propio ego.

Cuándo practicar

En el artículo de 10 min de yoga por la mañana, ya dije que lo que hagas hoy marcará el mañana, del mismo modo que lo que hagas nada más levantarte marcará el resto del día. Por lo que, si en lugar de levantarte por obligación, lo enfocas desde la pasión, podrás afrontar el día de una manera completamente distinta: sin prisas, sin estrés, sin ruido…

Por eso es por lo que el yoga es una de las mejores opciones para empezar el día de forma pausada, presente y despertando el cuerpo de forma gradual. Y, aunque por la mañana somos menos flexibles, es importante ver que esa es nuestra flexibilidad real.

Por la mañana, nuestro cuerpo y mente se encuentran totalmente despejados, lo cual ayudará a concentrarnos mejor y a empezar el día con posibilidad y energía. Aquí te dejo algunas ideas:

No obstante, aunque sobre el papel esté escrito que el yoga es para hacerlo al alba, yo también creo que la mejor hora es la que se adapta a ti. Por eso, al crear el horario de clases streaming, decidimos cubrir todos los huecos del día: mañana, mediodía y tarde-noche.

Comer y beber

Un consejo de amigo a amigo: intenta no desayunar, o bien comer 3 o 4 horas antes de tu práctica, ya que suelen hacerse posturas de torsión, inversiones, vinyasas (movimientos dinámicos) que no darán buen resultado en caso de que no hayas hecho un ayuno o semiayuno…

Si eres de los que no pueden ni abrir las pestañas sin un café, adelante. Puedes tomarlo; el café y las infusiones están permitidas y, si lo necesitas, puedes comer un poco de fruta. Las tortitas o las tostadas de aguacate las dejamos mejor para después de la práctica, tu cuerpo lo agradecerá 😜

Eso sí, no se debe beber agua durante la clase porque lo que se intenta durante la práctica es despertar el calor interno, ver qué está ocurriendo en nuestro cuerpo, cómo está fluyendo nuestra respiración…

La temperatura en clase

Nunca se practica con aire acondicionado. Normalmente verás que las clases están cerradas y llenas de gente sudando. No te alarmes; cuando sudas te purificas. Y eso es precisamente lo que ocurre en las clases.

Sin embargo, esto ha cambiado un poco desde que vivimos la situación derivada por el covid.

El papel del profesor en una clase

Una clase de yoga puede ser una clase guiada en la que el profesor guía la práctica (respiraciones, posturas…) o no guiada (mysore) como en el ashtanga yoga, donde cada uno hace su propia práctica siguiendo, eso sí, una estructura determinada (series).

Lo normal es que el profesor haga su propia práctica, sin necesidad de hacerla en clase.

Un buen profesor es aquel que te sabe ajustar con la voz y explicar bien una secuencia de posturas, aunque no es obligatorio que te ajuste, ya que en una misma clase puede haber muchos alumnos y para un solo profesor sería casi imposible. Por eso, la práctica más madura se acaba convirtiendo en una práctica solitaria.

Sin embargo, no todos los profesores van a ser buenos para cada uno de nosotros. Cada persona necesita un profesor determinado, que dependerá de lo que te guste. Si das con uno que realmente encaje contigo (ya sea por su voz, la música que ponga, la sala…), quédate con ese profe .

Uso de soportes

Además de la esterilla, te recomiendo usar algunos soportes que te ayudarán a mejorar o a alcanzar más fácilmente ciertas posturas: bloques de corcho, cinturones, mantas o bolsters.

El drishti y la respiración

Son dos conceptos claves cuando se habla de yoga:

  • Drishti: no es otra cosa que la dirección de tu mirada. Los más famosos son: hacia el cielo, el entrecejo, la punta de la nariz o el ombligo, y te ayudarán a encontrar la concentración y estabilidad en las posturas. 
  • Pranayama: seguro que alguna vez has oído: “vamos a comenzar con un ejercicio de pranayama”. Se refiere a una técnica de respiración. Te recomiendo que leas el artículo sobre respiración ujjayi para entenderlo mejor.

THECLASSyoga

El yoga no engancha en la primera clase, ni en la quinta… Engancha si le has dado muchas oportunidades. Y para eso te la tienes que dar tú. Date la oportunidad de probar, de fallar y de volver a intentarlo.

Te va a encantar y te va a cambiar la vida. Y no me refiero a que el yoga te cambie de repente y empieces a ser vegano, fuerte o delgado… pero sí en cuanto a que empezarás a descubrir otro mundo de posibilidades, a valorar las cosas de otra manera, a mirar desde otra perspectiva…

En THECLASSyoga Madrid puedes encontrar clases para principiantes (basic), así como para nivel intermedio y avanzado.

Si no has practicado yoga antes, te recomiendo que empieces haciendo un taller de iniciación al yoga. En THECLASSyoga podrás adaptar tu practica a las numerosas clases que tenemos disponibles según tu nivel: yoga para principiantes, nivel intermedio o nivel avanzado.

Namasté ✨